domingo, 21 de octubre de 2018

Tarja


ESTAMPA FORÁNEA.
TARJA.

Una vez, hace mucho tiempo, todavía no habíamos dejado atrás el siglo veinte, un buen amigo, Macario, me dijo:
- hemos comprado un piso en El Campello, en una urbanización que se llama TARJA. Se encuentra ubicada al ladito de la playa.
Del dicho al hecho. La Semana Santa siguiente le acompañé para echar un vistazo ya que estaban a punto de finalizar las obras y la entrega de los pisos se iban a llevar a efecto antes del verano. De hecho, muchos compradores ya estaban metiendo enseres en sus propiedades. Pensé encontrarme una gran extensión de terreno donde crecerían, como setas, entre espacios libres y ajardinados, lugares comunes para el asueto y el esparcimiento de los propietarios, unos edificios muy coquetos y funcionales.
 Y aquel día, creo que fue Miércoles Santo, lo descubrí.
Habíamos venido, casi a campo través, desde "Vista Hermosa", más allá del Santuario de la Santa Faz, ya en las inmediaciones de Alicante. La urbanización contaba con un solo edificio, TARJA. Mi amigo había comprado un estupendo piso con cuatro habitaciones, dos baños, una cocina, un gran salón y una terraza que quitaba el hipo desde donde se contemplaba toda la playa hasta el cabo, además de una entrada que daba servicio al resto del piso. Estaba ubicado en la novena planta y, por encima de él, todavía, se alzaba el edificio otras diez alturas más.
Los espacios comunes no son muy amplios pero sí muy monos y recoletos, con dos piscinas, una para los grandes y otra para la gente menudita y un espacio en tenue caída hacia la mar tapizado de verde muy cuidado sobre el que proyectan su sombra algunas palmeras y pinos y, al oeste, un garaje inmenso debajo de tierra.
Se dice que el criminal vuelve siempre sobre sus pasos al lugar del crimen. Yo no he cometido semejante atrocidad, pero sí que he vuelto a TARJA. Lo hice ayer por el interior. Había salido a media mañana desde el piso de mis primos José María y María del Prado. Dejé a los Salesianos a un lado y, desde el Carrer de Santander sorprendí al guapo edificio más allá de una valla totalmente tomada por una enredadera de campanillas azules que guardan celosamente la intimidad de una propiedad, seguramente con un bonito chalet. Recuerdo que eso mismo hacía ya cuando llegué a TARJA por primera vez, más de veinte años atrás. Macario, veinte años ya...
- Tras haber pasado al lado de del edificio TARJA bajé a la playa para volver a casa. Me senté en uno de los bancos del Paseo marítimo para estar a merced de la brisa cargada de yodo que venía del mar, un tanto enfurruñado por la gota fría que anda dando quebraderos de cabeza por el sur de la península y por la zona alta de la Región. No apareció el sol por la playa en todo el día pero eso no fue óbice para que algunas gentes valientes, no muchas, se aventuraran a instalarse en la playa, a la vera de la mar, o andando ligeras por allí por donde el agua no mojaba la arena, para aprovechar los rayos ultravioletas que se colaban a través de las nubes.
- Bien aireado sale pitando a buscarte mi saludo, mis
         ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
21.10.2018. Domingo. P. Alfonso Herrera, O. C.

PD. El artista que viaja con el viento, como presumí, terminó de rehacer su obra, la que había hecho desaparecer la lluvia de la otra noche y aquí te doy constancia gráfica de que así fue:

sábado, 20 de octubre de 2018

Obra Efímera


ESTAMPA FORÁNEA.
OBRA EFÍMERA.
Hay artistas que no se pueden permitir el lujo de contratar los servicios de una sala de exposiciones para mostrar su obra y, entre éstos, no faltan aquellos que se dejan llevar por el tiempo, por el buen tiempo, que les depara la posibilidad de encontrar la mejor de las salas para realizar y exponer su obra, amplia, luminosa, muy frecuentada, la playa.
No sé si el artista desconocido que trabaja en la playa de El Campello, emplea huevo mezclado con la arena de la playa que utiliza para su obra, con el fin de que no se desmoronen sus esculturas. Me parece que no. No veo cascarones por ningún lugar y, sí, un cubo con agua de la mar.  También he visto cómo para realizar su obra, el artista, se sirve solamente de una pequeña paleta de albañil.
Cuando fui ayer a pasear por el Carrer de la Mar de El Campello  era un poco más de medio día. No había llegado a la famosa confitería Pérez y había dejado atrás la chocolatería Valor aunque no el riquísimo olor que levantaba los jugos gástricos del sopor en el que habían caído tras el desayuno mañanero y que, ahora, al pasar frente a la famosa chocolatería,  trataban de quebrantar mi firme propósito de pasar de largo. No pudieron conmigo y, estando en esas, llegué a "la sala de exposición". Se me vino el alma a los pies. La lluvia que antes de ayer por la noche, que cayó, durante unos 15 minutos, sobre la zona con violencia, había hundido la obra del artista y, éste, cual niño que ve desaparecer su castillo por una inoportuna ola a la vera del agua de la mar, vuelve a levantarla con empeño e  ilusión.
En ello estaría cuando alguna razón de peso le hizo dejar su obra inconclusa.
 Había una gorra, con la que solicitaba ayuda el artista al transeúnte, rompía la homogeneidad de la pared que separa el paseo marítimo de la arena de la playa y que sirve, además, de asiento a los paseantes. En la gorra ni un céntimo y entre el cocodrilo, descabezado todavía, y el dragón solo dos monedas de a céntimo cada una. Quiero pensar que el artista habría hecho acopio de las donaciones de la mañana y, con ellas, se encontraría reponiendo fuerzas en cualquiera de los figones que saturan la zona.
Yo llevaba paraguas pero no lo necesité. No volví a pasar por el lugar en la tarde de ayer.
 Supongo que el artista, viajero con el tiempo, concluiría, a lo largo de la tarde, la restauración de su obra venida a la nada con la pertinaz lluvia que descargó sobre El Campello, antes de ayer por la noche.
Hoy lo veré y te lo contaré.

Mientras tanto sale a buscarte mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
20.10.2018. Sábado. P. Alfonso Herrera, O. C.

viernes, 19 de octubre de 2018

La Curiana



ESTAMPA FORÁNEA.
LA CURIANA.

Cuando salí del centro de salud de El Campello en el día de ayer, me habían medido el IRN para ver lo del sintrón, caminaba con dirección a la parte baja del pueblo, hacia el paseo marítimo o como digüen por aquí, hacia el Carrer de la Mar, la vi. Era una CURIANA Corría ligera LA CURIANA (así las llamábamos en mi pueblo y supongo que seguirán llamándolas, cuando, de pequeños, jugábamos con ellas provistos de un palito porque, como sabes, cuando están en peligro, unas glándulas que tienen en la parte trasera, segregan un líquido que te lanzan y que huele a "perros muertos". Había salido de un descampado y atravesaba la acera con dirección a la Avenida Germania en busca de desechos humanos en descomposición de ahí que los sesudos científicos las hayan nominado con el rimbombante nombre de "escarabajos de cementerio" y el bulgo diera en decir que así se llama porque son del color de la sotana que viste el cura (de Cura, todo negro...CURIANA).
No creo que tuviera hambre, pues venía de un terreno libre de edificación y con mucho desperdicio. Pienso que andaba de exploración. Llevaba mal camino porque la avenida, que tiene por nombre el del país de los teutones, es muy transitada por vehículos de toda clase y... el fin que la esperaba no era muy halagüeño que digamos.
 En esas elucubraciones estaba cuando se me encendió una lucecita dentro de la cabeza y la figura de mi padre quedó totalmente iluminada.
- "Mirad, nos dijo una vez que habíamos ido a la garganta de Madrigal de la Vera a pasar el día, y al levantar una piedra apareció un ciempiés, ¡un señor ciempiés! con un color oro precioso y un poco más largo que mi Huawei, ¡no lo toquéis! porque os morderá y es venenoso. No recuerdo si fui yo o mi hermano quien cogió un canto rodado para estampárselo encima y, mi padre, nos conminó
- "Ojo con hacerle daño. Tira esa piedra y deja que siga su camino. Tenéis que respetar la vida en todas sus manifestaciones".
Recuerdo que así ocurrió.
Había sido nuestro primer encuentro con una criatura preciosa, pero que podía hacernos daño.
Aquel día mi padre nos dió dos lecciones, una, el respeto por la naturaleza, por la VIDA y otra el cuidado que debemos tener para no ser víctimas de la insensatez.
Ayer la CURIANA me recordó  la enseñanza de mi padre que nos diera cuando éramos niños. Y, ayer, respeté y cuidé la naturaleza porque impedí que la CURIANA se metiera en la calle por donde corrían los vehículos donde, sin ningún género de dudas la hubieran aplastado, e hice que volviera al solar del que procedía donde no correría peligro alguno.

Recibe mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
19.10.2018. Viernes. Día mundial dedicado al CÁNCER DE MAMA.
P. Alfonso Herrera, O. C.

jueves, 18 de octubre de 2018

Fin de Fiestas


ESTAMPA FORÁNEA.
FIN DE FIESTAS.
SANTA TERESA DE JESÚS, TITULAR Y PATRONA DE EL CAMPELLO VUELVE A SU SITIO EN EL RETABLO DE LA PARROQUIA.

Ya hace cuarenta y ocho horas que no son alumbradas las calles con luces de colores. Ya los símbolos de moros y cristianos fueron descolgados de las alturas desde donde pregonaban que EL CAMPELLO estaba en fiestas, las fiestas que comenzaron de la mano de la fiesta grande del DÍA DE LA AUTONOMÍA, el 9/10, y concluyeron el día de SANTA TERESA, TITULAR LA PARROQUIA Y COPATRONA DEL LUGAR JUNTO A LA MADRE DE LOS DESAMPARADOS.
Ayer noche, tras haber asistido a la Eucaristía en la parroquia del lugar cuya titular es la Santa Carmelita TERESA DE JESÚS, pasee por las calles del pueblo. Había calles muy oscuras y otras tristemente iluminadas por el municipio en las que los negocios, a punto de cerrar, "echaban" a las calles luz desde sus escaparates.
Sí, andaba el pueblo un tanto tristillo. El bullicio de la gente se había esfumado y retirado a la quietud de los hogares.
Sí, el pueblo ya no era escaparate o, mejor, pasarela de modelos ricamente ataviados con tendencia morisca o cristiana, traídos de otros tiempos que nos hablaban de la  vida con la que llenaron antiguas épocas las gentes que por aquí vivieron
Sí, el PUEBLO volvió a su ser de ahora y se enfrascó en un quehacer que le hace grande. El ritmo normal de una vida sencilla volvió a igualar a la ciudadanía, pues ya no hay ni moros ni cristianos, solo hay campellanos.
Sí, ya concluyó todo, las distintas comparsas que se habían enzarzado en "guerras" desde que desembarcaron los cristianos en el Carrer del Mar, y que habían desfilado , luego, por la calle de la Generalitat, con cada una de sus escuadras, hasta el Ayuntamiento, donde concluía el desfile con sus músicas y movimientos sincronizados, luciendo trajes  maravillosos.
Sí, ha terminado todo, salvo una cosa. Falta que la comparsa de moros baje de su carroza y coloque en la hornacina de su capilla situada en la nave de la derecha, según se mira al altar, a la VIRGEN MADRE DE LOS DESAMPARADOS.
Sólo eso falta porque la comparsa de cristianos ya colocó la imagen de SANTA TERESA en su hornacina del centro mismo del retablo. Ahí te  muestro a las dos imágenes.

En silencio sale a tu encuentro mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!

18.10.2018. Jueves. P. Alfonso Herrera, O. C.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Santa Teresa y la Virgen de los Desamparados, de el Campello


ESTAMPA FORÁNEA.
SANTA TERESA TITULAR DE LA PARROQUIA Y COPATRONA, CON LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS, DE EL CAMPELLO

En el pasado día 15, fiesta de Santa Teresa, PATRONA DEL PUEBLO costero, pescador y turístico de EL CAMPELLO, no se había levantado en fiesta porque el encargado de iluminar los festejos no se había situado en su lugar de privilegio y ya, en medio de la oscuridad uno tras otro, hasta tres, estampidos llenaron de ruido  todo el ámbito físico del pueblo. Avisaban a sus gentes de que ese día no era como cualquier otro porque es único en el calendario, era la FIESTA DE LA PATRONA. SE SANTA TERESA DE JESÚS.
 A lo largo del día se celebraron los actos con los que se cerrarían las fiestas patronales de 2018.
A las 08,00 horas volteo de campanas y despertá.
A las 11,00 horas tuvo lugar la misa solemne. A las 12,00 horas ofrenda de flores y frutos a la VIRGEN MADRE DE LOS DESAMPARADOS. A las14,00 horas llenó de ruido y humo el pueblo una larga y notoria mascletá en la calle Alcalde Pepe carratalá. Y, cuando el sol se llevó la luz con él, siendo las  20,05 horas, la banda de cornetas y de tambores dio la señal y la procesión, con las COPATRONAS subidas, cada una en su carroza, echó a andar.  Un sacerdote con alba y estola acompañado por un monaguillo abría el cortejo procesional tras la banda y por delante de las imágenes de las PATRONAS, LA MADRE DE LOS DESAMPARADOS Y DE LA HIJA,  SANTA TERESA DE JESÚS.
Delante de la primera carroza que portaba a SANTA TERESA conducida por aguerridos cristianos, desfilaban los pendones de las distintas escuadras de la comparsa  cristiana. Luciendo sus prendas la reina de las fiestas precedía a la carroza. Tras la carroza de la Santa, los mandamases de la comparsa ataviados con sus ricos y vistosos trajes. Cerraba el grupo una banda de música. Seguidamente desfilaban los pendones de las distintas escuadras de moros que dejaban espacio a los subdiáconos vestidos con sus tunicelas, bordadas con plata y oro, provistos de turiferarios iban perfumando el ambiente con incienso de suave olor y con el que envolvían a la MADRE subida en su carroza conducida por miembros de la comparsa mora. Detrás, el párroco del lugar, con capa pluvial y estola blancas, acompañado por el predicador de la novena en honor de Santa Teresa y de un presbítero asistente. Los mandamases de esta comparsa, deslumbrantes, enfundados en preciosos aderezos y tras ellos, las autoridades civiles y militares. Cerraba la procesión la tercera de las bandas.
Una hora justa tardó en volver al punto de partida la procesión de las COPATRONAS y el gentío que las acompañaba con velas de cera en las manos. Daba verdadero placer ver el discurrir del acto religioso en riguroso silencio lleno con las notas musicales de las tres bandas que abrían y acompañaban a las imágenes que procesionaban.
Concluido el acto religioso con el canto de la salve y vivas a la MADRE DE LOS DESAMPARADOS Y A SU HIJA SANTA TERESA, e introducidas las imágenes en la parroquia, la Reina y autoridades, precedidas de las bandas de música se trasladaron al descampado aledaño al Ayuntamiento para asistir al castillo de fuegos de artificio que fue muy aplaudido.

Lleno de luz de colores va  buscarte mi saludo. Mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
17.10.2018. Miércoles. P. Alfonso Herrera, O. C.