martes, 9 de octubre de 2018

La Exposición Cartográfica


ESTAMPA CONVENTUAL.
LA EXPOSICIÓN CARTOGRÁFICA SIGUE DANDO ALEGRÍAS.


Rosarito vive lejos de Caudete pero, como buena caudetana, se ha dado cita con el pueblo y ha venido a pasar unos días aquí y, de esta manera, poder celebrar su onomástica en la FIESTA DE LA VIRGEN DEL ROSARIO.
Esta advocación de la Virgen, he oído a algún entendido en la materia, yo al respecto soy un novicio, que fue inicialmente la que concitó la devoción por ELLA antes que ninguna otra, antes, incluso que la que profesa por la Madre de Dios en su advocación de Gracia, el pueblo caudetano.
En estos asuntos que nos llegan de muy atrás, habría que encender un candil con luz fría de leed para poner cada cosa en su sitio si es que se pudiera llegar a hacerlo.
Si, como canta el pueblo en los gozos de la Virgen de Gracia, ésta viene con Cipriano y Cipriano la recibió de San Benito que entregó su alma al Altísimo el 21 de marzo del 547 podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que la devoción por la Virgen conocida como de GRACIA es anterior a esa fecha. Cuando las caballerías que tiraban del carro en el que iba la imagen pararon en la zona de La Zofra y no hubo fuerza humana que las hiciera continuar el camino hacia el Norte, posiblemente hasta Cantabria a donde sí llegó Cipriano, cosa que ocurriría en el siglo V° o en el SEXTO, podemos colegir que ya desde entonces se la invocaría con ese nombre, DE GRACIA.
¿Por qué?
Pues porque el Rosario no se empezó a rezar hasta tanto la misma Madre de Dios, le hizo entrega de él a Santo Domingo de Guzmán fundador de los DOMINICOS y este buen fraile, fustigador de las herejías del momento, vivió a caballo de los siglos XII y XIII. Pudiera ser que, como la imagen estuvo oculta en una cueva practicada en el suelo SIETE SIGLOS y no fue sacada a la luz hasta el año 1414, en ese ínterin y, mediada la entrega DEL ROSARIO A SANTO DOMINGO, se tomó esa advocación del ROSARIO, que quedaría olvidada cuando se descubrieron las imágenes de SANTA MARÍA DE GRACIA Y DE SAN BLAS.
Pues bien, Rosarito se dejó caer por el pueblo con motivo de su onomástica y tropezó con Feli, la de Santa Ana, que fueron íntimas amigas desde su más tierna infancia. Y, ésta, la trajo hasta el CONVENTO para ver y contemplar la EXPOSICIÓN CARTOGRÁFICA y, muy especialmente, aquellos carteles en los que aparecen los miembros que formaran la "panda" en sus tiempos mozos y que quedaron fijos en las fotografías que se muestran en varios de los paneles que integran la EXPOSICIÓN. Le contaba Rosarito, mientras veían las fotos una anécdota de la que la propia Feli ni tenía idea. Era ésta: "Un buen día me apreté los machos y agarré de la pechera al que luego sería el padre de los hijos de Feli y le espeté: pero tú ¿de qué vas? Has de saber que la Feli está colada por ti y si no arreglas esto... ni se te ocurra frecuentar "la panda"  y, oye, que los oficios de casamentera de Rosarito surtieron un efecto fulminante.
 En una de las fotos de la EXPOSICIÓN aparece el "artista" que, a estas alturas, ausente cuatro años de este mundo, todavía le sacaba las congojas a la buena de Feli.
Las dos amigas se lo pasaron en grande viviendo, más que recordando aquellos tiempos vividos dos veces, la primera, la de entonces, la de la juventud y la que ahora les proporcionaba el recuerdo al contemplar, solo ellas,  la EXPOSICIÓN, fuera del horario establecido al efecto para las visitas ya que vinieron expresamente con el ánimo de disfrutarlo a solas.
¡Vaya si lo hicieron! 
¡VAYA PAREJA! Parecían dos adolescentes. Daba gusto ver cómo disfrutaban del momento.

Todavía participando de la alegría de aquellas dos "jovencitas" con "bastante experiencia de vida sobre sus espaldas", sale a encontrarse contigo mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
9.10.2018. Martes. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: