lunes, 8 de octubre de 2018

San Francisco


ESTAMPA CAUDETANA.
SAN FRANCISCO.



Ya lo sabes, la fiesta de San Francisco fue el pasado día cuatro de los corrientes pero, en el Barrio de San Francisco de Caudete y en su parroquia  colocada bajo sus auspicios, la fiesta se sitúa en el domingo siguiente, ayer.
El  P. Párroco me adjudicó la presidencia de los actos litúrgicos: la misa solemne y la procesión con la imagen del Santo por el ámbito o demarcación de la parroquia, con la que se cierra una semana de actos socioculturales preparados con esquisto cuidado y esmero, como siempre, por la Asociación de Vecinos del Barrio. Todo concluyó con una comida de fraternidad en el bar de la piscina al que llenamos de bote en bote. Parecía que todo el Barrio de San Francisco se hubiera metido en el gran salón.
Tengo que aceptar que el entusiasmo del vecindario si no suplió con creces los fastos que, a nivel general de la Villa, se llevaron a efecto en honor de la Virgen de Gracia con las comparsas de Moros y Cristianos, hace un mes, sí que vibró de entusiasmo popular.
La imagen del Santo y sus andas eran portados por cuatro hombres que de trecho en trecho paraban, como los tenistas tras disputar dos juegos, para descansar un minuto.
Ayer por la mañana, cuando el sol salió de la fresquita noche otoñal, se había traído consigo, mucha energía y, al descorrer las espesas cortinas de la noche y, sin que nada le impidiera descargar libremente  sus certeros rayos, hacía que, cuando atravesábamos un lugar sombreado, lo agradeciéramos de verdad. Una señora, que resultó ser Pepi, me dijo: "una gorra" "una gorra, que se va a poner muy moreno".  Moreno, lo que se dice moreno no me puse, pero encerrado como me encontraba bajo los capisallos te puedo decir que empapado de sudor sí que iba.
Noté un fallo gordo. El M.I. Ayuntamiento, al contrario que ocurriera en los fastos del pueblo, velando para que todo discurriera por cauces de normalidad, que es lo más grande, en la fiesta litúrgico-festiva  de uno de los barrios del pueblo, el de San Francisco, no hubo ninguna representación oficial y, ni si quiera unos agentes de autoridad para que velaran por el buen desarrollo de la procesión y, así, tuvimos que ver y ¡aguantar! que un vehículo "procesionara" por la calle San Jaime junto a los fieles y la imagen del Santo, hasta que se desvió por la antigua carretera de Valencia sin respetar, para nada, el desarrollo de la procesión. También eché de menos señales que prohibieran aparcar vehículos en las calles por donde discurría la procesión. Creo que El BARRIO DE SAN FRANCISCO, Exmo. Sr. Alcalde, también es acreedor a una atención por parte del Consistorio que V.E. preside. Confío y espero que, para ulteriores eventos, se subsanen estas deficiencias que he observado, y pongo en su conocimiento, en el desarrollo de la Procesión de todo un Barrio, el de San Francisco, que acompañaba a su Patrón.
La procesión echó a andar, sin traca que anunciara la salida de la imagen del Santo, a las 12,00 horas, al finalizar la Eucaristía en la que hablé en la homilía sobre la clave de la Santidad del Patrón San Francisco que fue el "leitmotiv" de su vida: "el conocimiento e identificación, el enamoramiento de Cristo mediante una conversión constante que le abrió caminos de paz, de concordia, de diálogo, de caridad para los necesitados, de interrelación con los leprosos abandonados de una opción por la salvaguarda de la obra del Creador".
Una hora después, y sin que sonaran los estampidos de una traca que avisara de la finalización, entraba por la puerta de la parroquia la comitiva dando por concluido el acto religioso-popular y los demás actos programados por la Asociación de Vecinos del Barrio para este año de 2018, dando comienzo los preparativos para las celebraciones del año próximo.

Cabizbajo, pues se acabaron las fiestas, sale a encontrarse contigo mi saludo y mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!




8.10.2018. Lunes. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: