martes, 25 de enero de 2022

Salió San Antón en Procesión

ESTAMPA CAUDETANA.

SALIÓ SAN ANTÓN EN PROCESIÓN.

Sí, procesionó San Antón. Tal y como viene haciéndose desde hace tiempo a esta parte, el domingo siguiente a su fiesta litúrgica.
Muchas, muchas, ganas tenían los villanos de esta Real de Caudete y fue San Antón el que alentó esos deseos que pugnaban por salir de los adentros de las gentes y adquirieron vida en la procesión por las calles de la Villa, manifestación de fe de un pueblo que tiene sus orígenes muy atrás en el tiempo. Este año la Cofradía del Santo ha obsequiado con un tarjetón, reproducción del que se ofreciera hace 30 años (1992) con distintas instantáneas alusivas a la fiesta, en el haz, y, en el envés, con una noticia recogida en los archivos parroquiales que se salvaron de la quema, va a hacer pronto un siglo, por el sacristán de entonces, que gloria tenga, Manuel Gil, en la que se nos da cuenta de que la procesión y la bendición del pan ya eran costumbre en el año 1597.

La parroquia de San Francisco acogió a todos los fieles que le era posible dadas las exigencias que  tiene implantadas la lucha o, en su caso, la prevención contra la faena que nos está haciendo la pandemia traída por esa cosa que llaman Covid-19. Muchísimos devotos más se encontraban fuera, en las calles cercanas esperando que terminara la liturgia eucarística en honor del Santo eremita, padre, por ser el iniciador, de la vida monacal en Oriente y en Occidente.
Desde fuera llegaban hasta el interior de la iglesia, llenándola totalmente, los crudos sonidos que las mazas sacaban a las tersas pieles de sus tambores. Ella, toda la banda de tambores, habían abierto el paso, todos los años lo hacen, acompañándole desde su ermita hasta la parroquia en cuyo ámbito se encuentra radicada, a la imagen del Santo. Esperaban como lo hacían las gentes que no pudieron entrar en el recinto sacro a que terminara la función religiosa para seguir con su encomienda de  abrir el paso a la procesión.
Dentro de la Iglesia el grupo musical que anima las eucaristías dominicales y los días de fiesta, dirigido por Mariló y por José, se sumaban también a la fiesta en honor de San Antón. El Ilmo. Ayuntamiento, organizador de las fiestas, según se especifica en el cartel anunciador, se encontraba representado muy dignamente con la presencia de tres señoras concejales que ocupaban lugar reservado junto a la señora Presidente de la cofradía de San Antón.
El celebrante hizo hincapié, en su homilía, sobre el camino por el que el Santo Antón Abad  llegó a escalar las más altas cumbres de la santidad que y que no fue otro que el de la oración, pues orar es entrar en relación cercana con Dios y, a través de él, llegó a conocerle y a llenarse de ÉL, de la santidad de Dios, del todo, del solo Santo. Y el que trató de encontrarse a solas con Dios en la soledad del desierto, le dejó allí mismo, donde se había encontrado con ÉL, para salir en defensa de sus hermanos de la ciudad, del obispo Atanasio y de los martirizados por el emperador de Roma. Porque quien de verdad se encuentra con Dios en la oración contemplativa, inexcusablemente debe trasladar a sus hermanos los beneficios obtenidos en ese encuentro.
En el ofertorio no bailaron los Reyes de los bailes del Niño porque este año, como el pasado, no fueron elegidos a causa de la pandemia reinante. Pero no faltó la música de los bailes y, como hizo notar el celebrante, no por eso dejarían de bailarlos interiormente todos los asistentes, convertidos en REYES POR UN RATICO, cuando, Cati, la madre de la Presidente de la Cofradía, pulsó los botones del aparato de música.
Kira, la burra de José María Marco Conejero, conocido por el Cojico, animal noble donde los haya gran colaboradora en la obra teatral que se representa todas  las Navidades  en el Aula de Cultura de la Villa, «Ángeles y demonios», (Kira es la que se beneficia del fruto de dos algarrobos que crecen al amparo de las paredes del corralón del convento de San José, El Carmen, y que se lo recoge el P. Ángel a medida que los va tirando el aire), esperaba en la calle Santa Inés a que le fuera cargada la imagen del Santo Antón en el carrico del que tiraba. Una vez sujetadas las andas emprendió la marcha acompañada por Manuel, el hijo de José María.
No hacía falta que Manuel le ordenara nada, ni de las riendas tirara, ella iba a su ritmo, ritmo que seguíamos los que acompañábamos al Santo en su pasear por el pueblo. Yo di en pensar que ella, Kira, la burra, el noble animal, tenía más que sabido que transportaba, como en tantas otras ocasiones, a su patrón San Antón y, amigo, eso más que imponerla, le era motivo de orgullo. Ella llevando a su patrón por las calles de la Real Villa caudetana ¡Qué honor!.
Abría la procesión la banda de tambores seguida de mucha gente que en gran número llevaba sus mascotas. Detrás, Kira, la burra, con su preciada carga, la imagen de San Antón, luego el sacerdote al que acompañaba José Antonio que no dejaba de echar fotos con su telefonillo.
 

Cerraba la comitiva una banda de música que amenizaba la marcha e interpretaba, en cada parada, los sones de los bailes del Niño.  Mientras tanto la banda de tambores anunciaba  la llegada de la procesión mientras se abría paso por las calles de la Villa.
La estampa más linda, aparte de aquellos que se arrancaban a bailar los a los sones de la música de los bailes del Niño,

la protagonizó una abuela con su nietecica, que, como ángeles más que como reyes bailadores, en el inicio de la calle Santa Bárbara, mientras la imagen del Santo permanecía parada frente al azulejo de él mismo pegado en la fachada de una casa en la calle a él dedicada, antigua de El Arco, bailaban y bailaban con mucho salero a los sones de la banda.
A su paso por la plaza de El Carmen no se oyó el voltear de las campanas de la torre de la iglesia conventual que da nombre a la plaza, que hubiera sido lo suyo. Un fallo.
Una hora después de que se iniciara la procesión, finalizaba junto al templete de Cristo Crucificado de la Avda. San Jaime donde ya estaba todo dispuesto por Paco «Bajoca» para que el sacerdote procediera a hacer la oración de bendición de los animales tras la cual procedió a asperjar con un hisopo confeccionado por Paco «Bajoca» con romero de los alrededores de la ermita de San Antón, uno a uno a todos los animales que fueron pasando delante de la imagen del Santo Patrón. Cerraba  la presentación de animales un par de hermosos y nobles equinos montados por sendas amazonas.

 No faltó la nota pintoresca que llevaron a cabo, durante la procesión, algunos miembros de la Cofradía del Santo ofreciendo, para allegar fondos, los panecillos del Santo bendecidos por el Sr. Párroco el día de la víspera y que eran llevados en grandes banastas.
El Santo no consintió que las nubes estropearan los fastos en su honor, incluso abrió un hueco entre unas nubes negras para que el sol iluminara y pusiera color a actos tan populares como son la procesión y la bendición de los animales a él encomendados.
Un año más todo resultó estupendamente, a pesar de la pandemia. Hasta los conductores de los vehículos, muy cívicos ellos, respetaron, en todo momento, el desarrollo de la procesión a pesar de que no hubo ningún agente municipal regulando el tráfico. Otro fallo.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
25.1.2022. Martes. (C. 1.443)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

martes, 18 de enero de 2022

En Santa Compaña.

ESTAMPA CAUDETANA.

EN SANTA COMPAÑA.
Al encabezar estas lectricas con el título en “EN LA SANTA COMPAÑA” no pretendo decir en modo alguno que se hayan trasladado hasta estas tierras de La Mancha Baja aquellas figuras siniestras de las que hablan las tradiciones, envueltas en leyenda, de aquella preciosa tierra del Noroeste español. No, no me refiero al conjunto de figuras negras con guadañas al hombro que procesionan por las calles de las aldeas, pueblos, ciudades y caminos de la región galaica. No.
Me estoy refiriendo al conjunto de volátiles emplumados y al cuadrúpedo de pelo que acompañan al Padre Ángel desde que sale por la puerta del convento al corralón hasta el lugar donde deposita las sobras de las comidas: dos ocas, macho, Piolín, y hembra, Piolina, cinco gallinas ponedoras y dos gallinitas liliputienses que vuelan más por los árboles que andando por el suelo, salvo cuando aparece por el lugar el P. Ángel, junto con un gato. Es digno de verse. Todas las mañanas, a una hora determinada, se reúne toda la fauna, se dan cita los emplumados y el de pelo a la puerta por la que el convento de San José se abre al corralón por el este y, ese darse la mano de los bípedos y el cuadrúpedos cada mañana lo llevan a efecto por la tarde, pero esta vez la reunión tiene lugar frente a la puerta del garaje, al norte. Se dice que el hombre “es animal de costumbres” pues quien observe a los especímenes no racionales que corretean por el corralón habrá de concluir que las dos ocas, macho y hembra, las cinco gallinas ponedoras, el gallo, las dos gallinitas liliputienses que siempre se encuentran en las alturas y el gato que una vez, siendo recién destetado, nos tiraran por encima de la tapia, también lo son, pues, antes de que el padre Ángel abra cualquiera de las puertas, mañana y tarde , allí se encuentran esperando manifestando su impaciencia de modo sonoro, cada animal a su modo, los emplumados y el de pelo. Es una delicia contemplar una imagen bucólico-pastoril tan sencilla, tan de andar por casa, cómo es la que aparece en el vídeo que impresionó en el día de ayer a María Gracia conocida por Magachi apodada, entre otros, como la Gata y la Coronela, apodos con que se designa a su saga familiar. No me digas que no tiene su gracia por su sencillez y candor el paseo del Padre Ángel en el que aparece él, como si fuera un santo, cosa que no discuto ni pongo en duda, llevado sobre unas andas en una procesión conmemorativa rodeado de “fieles y devotos cofrades”.
No me es dado el contemplar aquella estampa de Asís en la que otro San Francisco, el primero de ellos, aparece con un fiero animal, un lobo, que según cuentan los anales de la historia, hacía estragos en los rebaños del lugar, pues, mira, como acontece en la actualidad en nuestra nación donde este depredador ha sido declarado protegido, intocable. Este animal tan fiero, suelto por el monte, necesita comer y cuando la comida escasea en la foresta y en el labrantío y el hambre le acucia, se ve en la necesidad de atacar a los animales de los que vive el hombre, a rebaños de ovinos, bovinos y caballar, causando gran estropicio en los rebaños y muy malestar a los ganaderos que de ellos viven y con los que proveen las mesas de las gentes del sector terciario, de las gentes de las ciudades.
Pero viendo al P. Ángel de la guisa que aparece en el vídeo, puedo colegir que aquel San Francisco, el de Asís, en nada debería diferenciarse del fraile carmelita, miembro de la comunidad radicada en el convento de San José, el Carmen, de esta Real Villa de Caudete, al que se le puso la primera piedra en las postrimerías del siglo XVI (1594) en unos terrenos cedidos por los regidores de la Villa en los arrabales de la población de aquel entonces y que hoy son el centro mismo de la actual Villa. Razón tenía el jesuita P. Antony de Melo, indú, cuando escribió: «lo que aparece a nuestra vista en el día de hoy, hace mil años no existía y dentro de mil años, lo que vemos ahora con nuestros ojos, no existirá».
El P. Ángel caminando rodeado por ocas, gallo, gallinas y gato EN SANTA COMPAÑA, te lleva hoy mi saludos, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
18.1.2022. Martes. (C. 1.442)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

lunes, 17 de enero de 2022

Los Tordos.

ESTAMPA CAUDETANA.

LOS TORDOS.
De todos es conocido que Virtudes siempre está ojo avizor ya sea desde las ventanas de su casa que allá en El Real miran a Santa Catalina, como es el caso de hoy, ya sea desde campo abierto por el predio caudetano.  No sale nunca de casa, ni siquiera cuando lo hace para pasear a sus perricos, sin su cámara fotográfica. Cuántas veces ha sabido encontrar en la foresta obras preciosas realizadas por la naturaleza y que para la mayoría de los mortales les pasan desapercibidas.
Sí, María Virtudes es una artista muy sensible y está perfectamente dotada para colgar en las paredes en su museo particular, qué es la galería de su telefonillo, multitud de obras grandiosas realizadas por la artista sin parangón, por la naturaleza y aunque muchas de ellas perecen ante el implacable mecanismo destructor que lleva consigo el tiempo, la Biblia nos habla de lirios del campo que a la mañana florecen, pasa el aire y fenecen sin dejar rastro perceptible  (Salmo 103, 15-16) y yo mismo te he hablado en muchas ocasiones de la flor de las echinopsis que pueblan el lar carmelitano de esta Real Villa de Caudete, el convento de San José, en alfeizares de ventanas y por el duro suelo del claustro barroco toscano del siglo XVII, que abren sus hermosas flores en medio de la noche y  luego, mediado el día se cierran sobre sí mismas y desaparecen, pero que ella descubre con su fina pupila sirviéndose de su máquina de fijar el momento. Nos viene sorprendiendo frecuentemente con las imágenes que daba gusto verlas por que te fijan a ti mismo embelesado por la imagen extraída de la foresta durante los paseos que da por los alrededores de la villa.
Unas de estas imágenes las consiguió en el atardecer de uno de estos días. Una bandada de TORDOS (estorninos), que deberían haber emprendido el vuelo migratorio hasta lugares más cálidos en el África, regresaban de los campos donde habían pasado el día cebándose a guarecerse y pasar la noche en el tejado de la torre de la parroquia de Santa Catalina. Agranda un poquico las fotografías y los verás, unos posados en los altos formando un borde dentado y otros afluyendo a la torre donde ya los esperaban sus compañeros.
No sé, pero parece que esos animalicos voladores presienten que el invierno no va a ser duro porque no emigraron. Ya te he hablado estos días de atrás de unas parejas de estos volátiles se han venido alimentando de los kakis que dejé, a posta, en el árbol para subvenir a su necesidad. Espero que se cumpla su instinto y el invierno que «no se come el lobo», dicen en el valle cántabro de Lamasón, no sea duro y se porte bien con nosotros por estos pagos caudetanos.
Y fue María Virtudes  la que los sorprendió en su vuelo de aproximación y posado, una de estas tardes de Dios.

Esas fotos son las que te llevan hoy mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
17.1.2022. Lunes. (C. 1.441)

17 de enero, día de San Antón cuidador también de los tordos.

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

sábado, 15 de enero de 2022

Santa Catalina, el Bronce

ESTAMPA CAUDETANA.

SANTA CATALINA, EL BRONCE.
Arrastrada como un canto rodado por las vertiginosas corrientes de los Mass Media, me ha llegado, rebotando, una fotografía en la que aparece manifestando su hidalguía y nobleza de bronce viejo, una campana, LA SANTA CATALINA, EL BRONCE.
No tenía ni la más remota noticia acerca de su existencia, pero estos días de atrás se ha colado por la rendija de mi buzón electrónico la guapa, la hermosa estampa, de LA SANTA CATALINA, DEL BRONCE. No me refiero, para nada, ya lo he hecho en otras ocasiones, a la imagen titular de la parroquia, Virgen y Mártir. No, ¡qué va! Me estoy refiriendo a aquella CAMPANA, AL BRONCE, que ostenta, orgullosa, tal nombre, porque no podía ser de otra manera y digo que no podía ser de otra manera porque, de entre las campanas que se asoman a la Villa por las ventanas de la sala del campanario de la torre de la parroquia, a esta Santa dedicada, no hay ninguna que tenga una estampa tan guapa, tan chula y hermosa como ella, LA SANTA CATALINA.
Resulta que, mediado el siglo pasado, el jefe de campaneros descubrió en los bordes de la misma una incipiente línea y, el hombre, juzgó que iría a más con el golpeteo del badajo sobre ella al hacer sus piruetas volteando en todo lo alto de la torre.
Puesto en conocimiento de las gentes de la Real Villa de Caudete tal situación, se promovió por cuestación popular y la aportación sustancial de la Corporación Municipal de entonces, la sustitución de la misma por otra de nueva fundición, hecho que se llevó a cabo en la primera década de este siglo XXI, según noticias que me han llegado como lo hiciera la noticia de la existencia de LA CAMPANA, rodando a través de los medios de comunicación social. Era lógico que no tuviera noticias de ella porque yo llegué a esta Villa destinado en septiembre de 2017 y por entonces, ni ahora mismo, nadie hablaba, ni habla de ella, nadie se acuerda de ella y ella, la pobre, cómo aquel arpa a la que dedicara loas Gustavo Adolfo Becker y que yacía en un ángulo oscuro de un salón, totalmente olvidada, llena de polvo, así se encontraba nuestra CAMPANA, LA SANTA CATALINA, olvidada y llena de polvo.
Pero ahí está, ahíta de lindos sonidos con los que alegremente había venido anunciando a las gentes del lugar, durante muchísimo tiempo que se cuentan por siglos, los acontecimientos religiosos y litúrgicos de gran importancia y solemnidad.
En la actualidad, por lo que se aprecia en la fotografía que abre estas líneas, permanece arrumbada, quieta, sin inspiración melódica alguna, arrumbada, en  alguna estancia o almacén de la villa compartiendo espacio  con elementos de desecho.
Una pena, sí señor, una pena que una joya que nos habla con su silencio de épocas pretéritas en las que fue la vedette, la PROTAGONISTA en tantos y tantos episodios de comunicación permanezca en lugar inadecuado, sometida a un silencio inmisericorde. Yo creo que se merece mejor destino porque el que ahora tiene es lúgubre e incierto., razón por la cual llamo, humildemente, pero con firmeza, la atención de las Asociaciones Culturales, patrimoniales e Históricas, del Ilmo. Ayuntamiento y de la Autoridad Religiosa de la Villa para que saquen a la luz y pueda ser contemplada y admirada esa JOYA.

Si se me pregunta el lugar donde debería situarse, yo diría, sin miedo a equivocarme, que volviera al lugar donde estuvo durante siglos, a la torre de la parroquia, más concretamente en la sala inferior de la misma o, en su caso, en su sacristía.

Recibe mi saludo, mis

         ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!

15.1.2022. Sábado. (C. 1.440)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita

miércoles, 5 de enero de 2022

Finalizó la Novena.

ESTAMPA CAUDETANA.
FINALIZÓ LA NOVENA.
El lunes finalizó la NOVENA EN HONOR DEL DIVINO NOMBRE DE JESÚS. Había echado a andar de mi mano el pasado día 26 de diciembre en Santa Catalina. Durante nueve días seguidos, en las tardes, una vez concluido el rezo del Santo Rosario e inmediatamente antes del inicio de la Eucaristía, tenía lugar el ejercicio de la novena, práctica que finalizó el pasado lunes. Prueba elocuente de ello es el enfundamiento por parte de miembros de la Cofradía del DULCE NOMBRE DEL NIÑO JESÚS, del estandarte que ha estado, durante toda la novena, en el lado derecho del presbiterio. Este estandarte es una preciosa joya que posee la Cofradía bordado con hilos de oro hace dos o tres centurias.
Tomada de la revista Capdetania. Pg. 12
Pero, aunque ya terminó el ejercicio religioso, no por ello han concluido las fiestas populares en honor del DULCE NOMBRE DEL NIÑO JESÚS porque, en primer lugar,  la imagen del NIÑO, estupenda imagen que esculpiera el discípulo y heredero de Salzillo, Roque López, en las postrimerías del siglo XVIII, sigue presidiendo desde el expositor de la parroquia de Santa Catalina, toda la liturgia de las fiestas de la NAVIDAD DEL SEÑOR.
Además, todavía, restan los bailes que han de llevarse a cabo en el día de mañana, día de los Santos Reyes Magos.
Comenzaron éstos el día de Navidad, día destinado a los bailes infantiles, parejas de bailadores infantiles ataviados con el ato típico se dieron cita en la plaza de El Carmen, aledaña a nuestro convento de San José, para desfilar hasta la Plaza de la Iglesia donde habrían de tener lugar esas manifestaciones lúdicas en honor del NIÑO JESÚS.
Luego, los Mayores, tomarán el testigo y los llevarán a cabo los días dos y seis de enero
con los que se pone fin a las fiestas que anima la Cofradía con el apoyo y participación de las autoridades civiles y religiosas de la Real Villa de Caudete.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
5.1.2022. Miércoles, (C. 1.439)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.


martes, 4 de enero de 2022

Las "Saltarinas" del Ferial.

ESTAMPA CAUDETANA.

LAS «SALTARINAS» DEL FERIAL.
Ya lleva un tiempo instalándose en el Paseo Luis golf de esta Real Villa de Caudete un ferial a excepción, claro está, del año pasado porque debido a la normativa gubernamental, parece ser que improcedente según el decir de los jueces, obligados por la pandemia implantada en todo el planeta por un virus llegado del Oriente al que llaman Covid-19, lo exigió,  es decir, no tuvo lugar la feria navideña para evitar el favorecer la transmisión de la infección que provoca ese virus.
Este año sí. Este año la Corporación Municipal «se ha apretado los machos» y ha dicho «para adelante» y ahí tienes a la gente menuda de esta villa disfrutando, como enanos que son, en los distintos elementos lúdicos instalados por los feriantes. Uno de ellos son las camas elásticas que yo he dado en denominar con el nombre que, a su vez, le dio un sobrino nieto mío, Manolo, del que ya te hablé en octubre pasado. Él las denominó las SALTARINAS debido a que niños de ambos sexos hacen sus piruetas encima de esas lonas elásticas al ser proyectados a lo alto como si fueran tejaínos volando por los aires. Los niños son de goma y no es que parezcan de goma, ¡qué va! es que ¡son de goma! y, además, tienen Ángel, por lo que disfrutan a más no poder.
Ayer por la tarde, tras concluir la celebración de la Eucaristía en la Parroquia de Santa Catalina y de vuelta a casa, me entretuve un ratico viéndolos divertirse subiendo y bajando como si fueran pelotas de goma y caer sobre la tersa superficie de la SALTARINA cuándo de pie, cuándo de culo, cuándo de espaldas o de barriga, pero siempre, siempre en constante  movimiento.
Me hubiera gustado un montón enseñarte la alegría y el gozo plasmado en sus caricas pero con esto de la protección de datos tuve que sacar noticia de tal acontecimiento desde un poco alejado. De esta manera a los niños no se les identifica y pasan desapercibidos pero, eso sí, dándonos a conocer la alegría, el gozo, lo bien que se lo pasan mientras dura el tiempo que le compran a los feriantes de las camas elásticas, de las SALTARINAS. Además, con el tiempo que tenemos este año, da gusto ver como los niños se entretienen y divierten a rabiar fuera de los cuatro muros de su casa. Así es como tienen que estar los niños, así es como deben cimentar estas personas chiquitas su crecimiento para desarrollarse como es debido: jugando, relacionándose con los demás, dando gritos de alegría.
Fue un rato estupendo el que pasé ayer tarde contemplando cómo los niños de esta villa caudetana se lo estaban pasando «pipa», de maravilla.
Recibe mi saludo, mis 

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
4.1.2022. Martes. (C.1.438)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

lunes, 3 de enero de 2022

El Santuario.

ESTAMPA CAUDETANA.

EL SANTUARIO.
Estaba tranquila la noche. Dos minutos faltaban para que  las manecicas del reloj en su incansable caminar, llegaran a las19 horas en el día de ayer, cuando llegué al santuario de la Virgen de Gracia, Patrona de la Real Villa de Caudete.
Lourdes, la guardesa, ya había corrido el cerrojo a la puerta de entrada. Presumo que, ELLA, la Madre de todo caudetano, la miraría, desde su camarín, con buenos ojos a pesar de que, con su acción, daba con la puerta en la narices a los fieles hijos que, como yo, nos acercábamos hasta la casa de la Madre para hacerle una visitica.
Un muro nos separaba, hacía imposible, la presencia física pero no por eso impedía la comunicación con ELLA porque una salve, cargada con un montón de súplicas, atravesó, con facilidad, los pedruscos y la argamasa del grueso muro.
Allí, debajo de la cubierta, que me proporcionaban las copas de los pinos, sentado en uno de los bancos de obra que tiene dispuestos la Mayordomía, pasé un rato, no mucho, porque la humedad, más que frío, que no lo hacía, iba ganando terreno en mi persona. Claro que, mucho antes de que diera conmigo en el camino de vuelta, tuve tiempo de darme el gusto de contemplar y llenarme con la imagen del santuario que por estar totalmente iluminado, hacía un roto muy grande, tan grande, como el mismo santuario, a una noche sin luna, a una noche cerrada, toda ella oscura como aprecias en la fotografía que te muestro al inicio de estas letricas.
Todo en torno al santuario estaba quieto, cayado. Ni el ruidico del batir sus alas los mosquitos que, en otras estaciones te ponen sobre aviso de un inminente picotazo, interrumpía aquel momento de reflexión y recogimiento.
No, no hacía malo, a aquella hora, debajo de las copas de los pinos aledaños al Santuario de la Patrona que, a la vez, es Madre de las gentes de la Villa o, si lo hacía, a mí no me lo parecía. Y es que, estando con ELLA, otra cosa no cuenta, ni el cuerpo cuenta, solo el alma, en diálogo con ELLA, se encontraba viva, despierta.
De vuelta por el paseo volvía solo, ni un alma iba o venía. La banda, que había puesto música por toda la Villa al tiempo que lo hacía en la plaza de la Iglesia para que bailaran LOS BAILES EN HONOR DEL NIÑO, las parejas de bailadores que allí se habían dado cita, se había cayado. Ninguna de sus alegres notas bajaban ya paseo abajo. Alguna hoja, de esas que todavía cuelgan de las ramas de la pérgola vegetal, se dejaba caer pausadamente, sin prisas, sin ruido, a mi paso.
En alguno de los balcones o en los jardines o en las mismas puertas de las casas, chisporroteaban poniéndole botones de luz a la capa oscura de la noche porque, ¿sabes?, estamos en Navidad y eso hay que decirlo claro y ¿qué mejor modo de hacerlo, que hacerlo con luz?
Pronto una luminaria de luz multicolor me recibió en la Villa. La noche ya no era noche. La noche se encendió de luz.

 Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
3.1.2022. Lunes. (C. 1.437)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

viernes, 31 de diciembre de 2021

El Niño Jesús de Praga.

ESTAMPA CAUDETANA.

EL NIÑO JESÚS DE PRAGA.

(Imagen del Divino Niño Jesús de Praga. Tomada de Internet)

Antes de ayer la iglesia conventual de San José se vistió de tiros largos para acoger un acto de suma importancia: La Asociación  Amigos de la Historia Caudetana presentaba al público asistente el segundo ejemplar de su revista CAPDETANIA, ésta en papel impreso
No estuve presente. Lo sentí un montón. El horario de mi quehacer coincidió con el establecido para el acto. Abrigaba la esperanza de llegar, y no precisamente «al humo de las velas», y llegué para coincidir cuando los componentes de la mesa salían por la puerta de la iglesia, los asistentes ya habían desaparecido. Las velas ya habían dejado de humear. No obstante llegué a tiempo para saludarles.
Como bibliotecario y archivero del convento ya se había puesto a mi disposición, junto a una carta de solicitud de la iglesia para llevar a cabo la presentación de la revista, un ejemplar de la revista. De portada a contraportada se suceden, uno tras otro, artículos con firmas esplendentes que arrojan luz a temas muy nuestros, muy de la Real Villa de Caudete.
Es una publicación llamada a ocupar un puesto preeminente en el universo cultural de la Real Villa e Caudete.
Hojeando la revista me encontré, en el primero de sus artículos (pg 8),  firmado por Luis Guillermo García-Saúco Beléndez, y  que lleva por título “La imagen escultórica del “Dulce Nombre de Jesús” de Caudete” en el que el autor nos lleva de la mano hasta la escuela escultórica y al maestro escultor que la esculpió, Roque López, discípulo y heredero de Salzillo, que  el autor nombra, entre otros, al NIÑO DE PRAGA. Fue leer el nombre y encenderse en mi cabeza una luz que viene alumbrando las estancias del LAR CARMELITANO. En nuestros conventos se mueven, como por casa de uno, una leyenda y una historia en torno a ese NIÑO DE PRAGA.
La leyenda sitúa la aparición del NIÑO en las postrimerías de la Alta Edad Media o principios, según algunos historiadores, de la, Baja Edad Media. Y lo sitúa en un monasterio que existió entre Córdoba y Sevilla que fue arrasado por una racia musulmana de la que se salvan solamente 4 monjes y es uno de ellos, Fr. José de la Santa Casa, hermano lego, que, en el ejercicio de su encomienda, tiene una experiencia mística, se le aparece y se le da a conocer el NIÑO JESÚS en el momento en que, recogido en oración, recita el saludo del ángel a María y, al llegar a «bendito es el fruto de tu vientre Jesús», le interrumpe y le dice «ESE SOY YO» y acto seguido le pide que esculpa su figura.
Fuera de sí, el bueno de Fr. José, todo contento por la experiencia tenida de ver con sus ojos al NIÑO JESÚS, pone en conocimiento del P. Prior del monasterio tal experiencia y le pide permiso para esculpir en cera la figura del JESÚS NIÑO que se le ha aparecido. El P. Prior, dice la leyenda, acogió muy gratamente la solicitud y puso en las manos del hermano lego, Fr. José de la Santa Casa, la cera y los utensilios para la realización del encargo.
La leyenda relata que el bueno de Fr. José pedía constantemente a Jesús que volviera, pero no volvió y, el pobre, se desmelenaba modelando y destruyendo cada imagen porque, creía, no acababa de hacerla bien, la imagen del NIÑO JESÚS hasta que el NIÑO JESÚS que se le apareciera una vez, volvió con multitud de ángeles y, al verle comprobó que la imagen que esculpiera se le parecía como una gota de agua a otra. Nos comunica la leyenda que, cayendo de rodillas y uniendo sus manos ante el NIÑO JESÚS, muere feliz y su alma es llevada por los ángeles al cielo.
La imagen del NIÑO JESÚS fue colocada en la capilla del monasterio.
Termina la leyenda diciendo que el santo hermano lego se le aparece al P. Prior y le dice que, dentro de un año, esa imagen del NIÑO JESÚS debería entregársela a una señora de alta alcurnia que, a su vez, entregará a su hija que, al contraer matrimonio, se la llevará consigo a Bohemia.
Y, así llegó a Praga donde les fue donada por la dama noble española a una comunidad de frailes carmelitas que había en aquella ciudad.

(Actual santuario donde se venera la imagen del Divino Niño Jesús de Praga en aquella ciudad. Imagen tomada de Internet)

Otro día te contaré la historia de la estatuilla de cera del NIÑO JESÚS DE PRAGA.
Solo me queda decirte que en la ciudad de Albacete, los miembros de la Tercera Orden del Carmen, celebran con solemnidad, cada día 5 de mes, la liturgia eucarística en honor del Divino Niño de Praga en su capilla sita en la Plaza de Las Carretas.

Recibe mi saludo, mis

 

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!

31.12.2021. Último día del año de gracia del Señor 2021. Viernes. (C.1.436)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

miércoles, 29 de diciembre de 2021

La Pareja de Estorninos.

ESTAMPA CAUDETANA.

LA PAREJA DE ESTORNINOS.
Crece en el corralón del convento de San José, El Carmen, de esta Real Villa de Caudete, un kaki. Suele portarse bien pues cada año se cuaja de frutos, salvo el año pasado que solo cuajó cuatro y, como estos árboles dejan caer al suelo un veinte por ciento de los frutos cuajados, solo llegaron a madurar tres. Yo creo que fue una venganza porque la tijera entró a saco en él cuando se durmió en el invierno y, al ser despertado por la  primavera, se vio tan aligerado de follaje que se dijo:
«Os vais a enterar»
Y ¡vaya si nos enteramos! ¡Solamente tres kakis nos dio.
- Me acuerdo que, una vez qué un grupo de frailes nos encontramos para hacer los ejercicios previos a la ordenación sacerdotal en la Trapa de San Isidro de Dueñas en el camino que va de Valladolid a Palencia uno de los monjes que había sido dominico y que dirigía nuestro retiro espiritual nos contó que no hacía mucho tiempo uno de los monjes que estando en el lecho de muerte pidió que por caridad le dieran un vasito de vino y el abad, sopesando  la situación en la cual se encontraba aquel monje, decidió no satisfacer su deseo y entonces aquel fraile moribundo le dijo al abad: «vuestra paternidad no me ha concedido la gracia de tomar un vasito de vino cómo hacemos cada día en la comida, pues tenga en cuenta que por esta falta de caridad para con un hermano que se está yendo a la casa del Padre se quedará este santo cenobio y sus moradores sin vino durante 3 años»
-  Y el monje aquel que nos había referido el hecho nos dijo:
- «la profecía del hermano a punto de fallecer se cumplió. Durante los 3 años siguientes las vides del campo perteneciente a la Trapa se vestían con un hermoso follaje que era la envidia de la zona. Daba gusto verlas pero no produjeron ni un racimo de uvas con las que confeccionar ese vino que ustedes beben en la comida y en la cena. Esta historia verídica aconteció en la trapa de San Isidro de Dueñas en Palencia en la década de los sesenta del siglo pasado, allí donde alcanzó las más altas cumbres de la santidad un joven trapense llamado el hermano Rafael, hoy venerado en los altares.
-  pues algo así nos hizo a nosotros el caqui qué sufrió los alevosos cortes con que le habían podado gran parte de su hermosura solo nos dio tres kakis que se comieron los pájaros.
- Este año se ha portado bien. Al parecer se ha olvidado de la felonía que cometimos con él el año pasado y ha dado cientos de flores que cuajaron en otros tantos frutos que a la hora de la verdad, y como es sabido, dejaron caer el 20 o 25 % del total de modo y manera que el suelo debajo de él estaba cubierto por una alfombra de incipientes frutos.
-  Cuando retiré los frutos para que fueran madurando borrachos o al calor de las máquinas de la calefacción dejé una quincena de ellos para que los pájaros tuvieran donde hincar el pico y hoy quiero que lo veas de modo palmario. Una pareja de estorninos, vulgarmente llamados tordos, no emigraron como suelen hacer estas aves cuando el otoño se está instalando, se quedó con nosotros en los árboles del corralón junto a un montón de tejaínos y varias parejas de tórtolas, todos ellos al cuidado del «San Francisco de Caudete», el padre Ángel, que no solo cuida sus siete gallinas, su gallo y sus dos patos, sino a todos los volátiles que trinan y gorgean en los árboles del amplio corralón del convento. Y para que veas que no te estoy contando un cuento chino, ayer mañana, desde la ventana del refectorio, obtuve la instantánea que ves al principio te estás letricas. La pareja de tordos o estorninos dando cuenta de los kakis que dejé en el árbol al recoger la cosecha de este año.

-  recibe mi saludo, mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
29.12.2021.Miércoles. (C.1.435)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

martes, 28 de diciembre de 2021

El Robot 92

ESTAMPA CAUDETANA.

EL ROBOT 92
Como cada año se ha celebrado la tradicional San Silvestre caudetana no me estoy  refiriendo a una prueba de atletismo como si se tratara de una maratón, ni si quiera a una media maratón,  una actividad lúdica abierta porque la maratón caudetana es una actividad promovida por el Ilmo. Ayuntamiento abierta  a todo el público que quiera participar ya sea de modo individual o a familias o a grupos. Eso sí, deben ir disfrazados de cualquier cosa. Se viene celebrando cada año salvo el pasado porque se le inflaron las ínfulas al Covit-19 y, a causa de la pandemia que trajo consigo e  implantó, barrió de un plumazo toda actividad lúdica y festiva terminando con las fiestas de la Real Villa de Caudete a lo largo de todo el año 2020 e incluso, también, en este año 2021 que está dando las últimas boqueadas, puesto que las fiestas de Moros y Cristianos de este año también fueron suprimidas por el temor a que fueran ámbito donde se favoreciera, de modo notorio, la pandemia reinante.
Daba gusto ver a los corredores disfrazados de aquello que su imaginación había llevado a la práctica, desde sencillas hortalizas como la carlota, que dicen aquí y en mi pueblo decimos zanahoria, hasta un complicadísimo robot. No solo se disfrazaban las personas mayores que corrían, también la gente menuda que lo hacían con ellos. Muchos lo hacían en familia y hasta los bebés en sus carricos iban disfrazados y no solo ellos, las mascotas iban de la misma guisa. Algún que otro perrico vestido con vestidos de gasas de colorines.
Discurrió la maratón caudetana por el centro de la Real Villa y tenían que dar dos vueltas las zonas acotadas para el desarrollo de la actividad lúdico-deportiva-familiar y social.
Contaba la organización con una animadora que lo hacía de maravilla. Animaba a los que corrían, animaba al personal que permanecía llenando la Plaza del Carmen, de bote en bote, donde estaba situada la salida y la llegada de la prueba. Sus gritos de animación, amplificados hasta casi el infinito por los bafles, eran oídos por todo el predio de la Villa. ¡qué mujer! Y, como en cualquier prueba atlética, también la maratón de la San Silvestre caudetana contó con sus premios. Desde dentro de mi casa escuché a la animadora que llamaba a aquellos a los que un jurado había otorgado los galardones. La voz de la animadora llamó a quien disfrazado de robot llevaba el dorsal con el n° 92 para hacerle entrega de su premio consistente en un jamón. Le siguieron  otros dos premiados, según las categorías, siendo el último el que consiguieron aquellas muchachas que iban disfrazadas de langostinos.
Por cierto, a mí me creó un problema porque al estar cortadas las calles no pude llegar hasta el garaje y tuve que andar buscando plaza y la encontré frente al número 34 de la calle de San Joaquín, allí arriba, camino de Santa Ana.

Recibe mi saludo, mis


      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
28.12.2021. Martes. (C. 1.434)

Hoy es la fiesta de los Santos Inocentes, aquellos niños de la región de Ramá donde se encuentra situada la villa de Belén porque un rey sin entrañas, Herodes el Grande, había tomado al Niño Jesús, el Hijo de Dios, como el llamado a apearle del trono real y el que no tuvo escrúpulo alguno en cortar el cuello a su esposa y a su hijo primogénito porque creyó que conspiraban para echarle a un lado,  la mejor manera de acertar con la eliminación del niño, fue la de ordenar matar a todos los niños de dos años para abajo empapando, así, de sangre, aquella región haciendo que se cumpliera la profecía de que «se levantaría un grito de dolor de la región de Ramá prorrumpido por las madres que se habían quedado sin sus hijos» 

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.