jueves, 28 de diciembre de 2017

ESTAMPA NAVIDEÑA. Un Encuentro



ESTAMPA NAVIDEÑA
UN ENCUENTRO.

José, el secretario de dirección del HISPITAL DE ALMANSA (hoy, por ayer, fui por primera vez a ejercer de capellán en el centro) me abrió la puerta del despacho adjudicado a capellanes y ministros de otras religiones. Encendió la luz y... EL CUADRO, centrado en el paño de la pared de frente a la puerta, lo llenó todo. Se me introdujo por los ojos y me   ocupó todo. Ya no importó nada de los escasos muebles del aposento (dos sillas y una mesita en la que había unos folletos de asuntos hospitalarios, algo de propagada de los hermanos Evangelistas, una bata blanca  y la tarjata identificadora del capellán del centro).  Ya solo existía EL CUADRO. Solo EL CUADRO y lo que suscitó por mis adentros.  Y, en mi foro interno, exclamé:

 ¡ES NAVIDAD!

Un ofrecer la mano y ser aceptada. Un cogerse la mano y apretarla firme, pero cariñosamente. Un darse y recibirse la mano, signo es de UN ENCUENTRO  que todo lo  cambia. Una nueva realidad se instala. FLORECE.

¡ES NAVIDAD!

Dios, EN CRISTO SU HIJO, se abaja hasta nosotros, se introduce en nosotros. Nos tiende SU MANO. Asume lo nuestro. Con nuestro saludo, NOS SALUDA, nos tiende LA MANO, nos ofrece SU MANO, nos tiende SU MANO, nos estrecha LA MANO.

¡ES NAVIDAD!

Todo eso evocó en mi la contemplación DEL CUADRO DE DOS MANOS QUE TRAEN CONSIGO EL ENCUENTRO DE DOS PERSONAS que quise ver en ellas:La de DIOS que recibe a la del HOMBRE y se ENCUENTRAN, TRAS HABER ESTADO DISTANCIADOS UNA ETERNIDAD, AQUELLA NOCHE, EN BELÉN.

¡ES NAVIDAD!

Y en aquel encuentro, una FLOR FLORECE en el envés de la  mano del HOMBRE. ESA FLOR ES CRISTO, símbolo es de una REALIDAD NUEVA, de una REGENERACIÓN, de un NUEVO AMANECER para el hombre, para la raza humana. EMPIEZA LA REDENCIÓN.

¡ES NAVIDAD!

Y como si fuera uno de los pétalos de la margarita, se desprende y va en tu busca  mi saludo, mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!   P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana
28.12.2017 FIESTA DE LOS SANTOS INOCENTES. A ver qué muñeco te cuelgan en la espalda o qué otra inocentada te pegan. ¡OJO!
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

No hay comentarios: