martes, 16 de enero de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. San Antón



ESTAMPA CAUDETANA.
SAN ANTÓN ABAD.


Todo en la parroquia de San Francisco  es  pequeñito. Porque pequeña lo es ella. Fue construida como capilla de lo que en  el proyecto arquitectónico pensado por DON PACO ALBALAT NAVAJAS, Conde de SAN CARLOS, iba a cumplir dos funciones:
1.- De capilla del orfanato aledaño a ella misma y
- 2.- De mausoleo para los restos mortales de su amada esposa HÉLÈNE.
La primera, a la muerte del mecenas, se quedó en proyecto, porque la residencia para niños huérfanos solo vio levantada alguna pared que pronto se vendría abajo.
Nos encontramos en plena novena en honor de San ANTÓN. A San ANTÓN se le tiene dedicada una preciosa ermita a la misma salida del pueblo camino de La Encina, en los confines de la Parroquia allí donde la vista no encuentra obstáculo alguno hasta que se  topa con la sierra de Santa Bárbara que por aquí llaman de La Oliva (dicen que porque toda ella se parece a ese árbol), eso si se mira al sur, pero si se hace hacia el oeste...LA MANCHA se abre diáfana y ancha. Los campos de más allá de la pared de la ermita de San ANTÓN, que en época no lejana pusieran en los fruteros de casi toda España, las manzanas, hoy llenan las fuentes de las ensaladas. Todos los manzanos fueron arrancados de cuajo y en los cuarteles donde crecían las distintas clases de manzanas, ahora no levantan una cuarta las distintas especies de lechugas.

La imagen de San ANTÓN, ya la ves, es pequeñita, tan chiquitica, que el florerito lejos de cumplir con su cometido de darle honor al Santo más parece que sea el Santo quien esté cuidando del jarroncito con flores. Y es que en la Parroquia de SAN FRANCISCO fuera de la imagen del SANTO TITULAR, todo lo demás es pequeñito.

No vayas a pensar que el próximo domingo, al que se traslada la fiesta grande en honor de SAN ANTÓN, se va a sacar en unas andas para procesionar por el pueblo, no se vería la imagencita. Para la procesión de la fiesta del domingo se saca a la imagen que se venera en la ermita y que es traída la víspera procesionalmente hasta la parroquia de SAN FRANCISCO.

Recibe mi saludo, mis

                 ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
16.1.2018 Martes. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

lunes, 15 de enero de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. Machaco



ESTAMPA CAUDETANA.
EL MACHAQUITO (MACHACO).


Otra vez a vueltas con el dulce típico de CAUDETE al que algunos llaman MACHAQUITO.

Me han hablado de que, en Sevilla, hay un bar taurino donde los haya, que tiene forradas sus paredes con carteles anunciadores de corridas de toros y una caudetana que está afincada en la capital hispalense, un día que iba con unos amigos tomando unas manzanillas (nada de hierbas, vino blanco y fino), al empinar la copa ¡zas! se dio de bruces con él. Allí estaba escrito su pueblo, CAUDETE,  y, entre los diestros anunciados..., MACHAQUITO.

Fue ayer tras la celebración de la Eucaristía en que un grupo me puso los puntos sobre las íes. Resulta que habían tenido noticia de mi escrito de BUENOS DÍAS y quisieron poner las cosas en su lugar.
Unos me dijeron que no tenían noticia, que jamás habían oído esos relatos que corren de la mano del tiempo.
Otro corrigió: los dulces no se llaman MACHAQUITOS, sino MACHACOS. MACHAQUITO era, así mismo, el nombre del torero y MACHACO, el del dulce.
Así se lee en el cartel del bar sevillano: el torero era MACHAQUITO. 

Según el mismo miembro del grupo, el dulce no lo inventó un pastelero avispado aprovechando el derribo del tendido tercero de la plaza de toros que construyó el Conde de San Carlos, DON PACO ALBALAT NAVAJAS y me lo explica: en aquel entonces 1909-1915 por la piel de toro no corrían los AVES ni se soñaba siquiera con esas furgonetas  de hoy con nueve plazas o más,  y las cuadrillas de los matadores de toros se veían en la necesidad de utilizar las diligencias o un tren para trasladarse a las plazas para lidiar las corridas contratadas. Por lo que, sigue diciéndome el  comunicante, a aquella cuadrilla la dio posada el SR. CONDE en su palacete de "EL PASO" y fue allí donde la cocinera preparó el postre dulce para MACHAQUITO haciéndosele de hojaldre en forma de MONTERA, posiblemente,  siguiendo recetas traídas de Francia por  HÉLÈNE, la primera esposa de DON PACO ALBALAT NAVAJAS (si miras detenidamente el dulce, comprobarás que se aprecia mayor parecido con la MONTERA del torero que con el tubo del que se viene hablando, desde entonces, en los mentideros taurinos del pueblo).

Yo ni quito ni doy razón a ninguna de las tres fuentes, simplemente te las cuento como a mí me fueron contadas. Si andando el tiempo diera con otra, no pierdas cuidado, también te la contaré. Faltaría más.

Sale pimpante en tu busca mi saludo, mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!!
15.1.2018 Lunes P. Alfonso Herrera. O. C.

domingo, 14 de enero de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. El Herbolario



ESTAMPA CAUDETANA.
EL HERBOLARIO.

Había bajado a darle la comunión a un par de "chiquillos". Juntando los años de los dos andaban caminando con paso pausado (ya no tienen prisas), en busca de los dos siglos. Y es que en este pueblo que es CAUDETE, en que la gente, que bebe un agua bastante gorda, con un alto  índice de cal, no tiene ninguna prisa por cambiar a otra dimensión (supongo que aquí el personal tendrá muy asumido aquello del decir popular: “como en la casa de uno no se está en ninguna parte").

A lo que iba, toqué el timbre y... o no me entendió el chaval, el nieto, o no me expliqué bien. El caso es que me dijo:

- "que no vendrían hasta las ocho o más allá". 

Me extrañó. Pero... miré el reloj y me dije por 35' no voy a volver a casa y me largué a andorrear por la parte baja del pueblo y así lo voy conociendo, familiarizándome con él. Y así lo hice.
Me bajé hasta la carretera de Villena y llegué casi hasta el final del pueblo. Me dediqué a corretear las calles una para arriba, otra para abajo. En esas estaba cuando me topé con ella. Ipso facto, me sacó de mi soliloquio o ensimismamiento. Los renglones, haciendo el pino, iluminados por una luz cenital, pregonaban a todo el que deambulaba por la calle, la calle LA HUERTA,  lo que se ofrecía dentro de la tienda, porque era una tienda.
Quieres creer que, a mi cerebro, al que cerré el programa de pensamientos en que le tenía ocupado, le costó algún trabajo sacarle el sentido al primero de los renglones y eso que la terminación de la palabra, los colorines de las letras y los “gritos” que pegaban los productos de la tienda eran más que soplos de un chico listorro a uno que estuviera "pegado" en un examen.

La palabra, partida en dos por falta de espacio, era, en el primero de los renglones con todas sus letras floridas, NATURAL completándose a sí misma, con su otra mitad, toda vestida de verde, MENTE. El rótulo partido leído de un tirón nos da el nombre del negocio: “NATURALMENTE"

Le va muy bien, a mi modo de ver, el rótulo. Ya desde el paño del muro se nos pone en antecedentes acerca de que lo que allí se expende y vende, pues nada  tiene que ver con la química, nada con laboratorios, nada con manipulación genética. Solo se muestran y ofrecen productos NATURALES, productos tomados de la naturaleza tal y como ella los ha fabricado.
Se establece, por lo tanto, una relación directa, sin subterfugios del comerciante, sin engaños, entre lo que se pregona en el exterior y lo que se contiene en el interior.

No fue solo el rótulo que da nombre a la tienda, lo que me llamó la atención. ¿Te has fijado en los elementos dispuestos en el escaparate? No tuvo que trabajarse mucho la idea del diseñador para situarla a la realidad. Y, la verdad, una maravilla, una gozada, una obra de arte muy lograda: Una rama de encina troceada y de los trozos, una familia de cérvidos tan tranquilos, a lo que parece, descansando en un claro del bosque alfombrado con las hojas secas que acaba de tirar abajo un tardío invierno.

Con toda naturalidad emprende el viaje hasta ti mi saludo, mis

                                   ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
14.1.2018 Domingo P. Alfonso Herrera. O. C.