viernes, 25 de septiembre de 2020

Los Párrocos de Cotarelo

ESTAMPA CAUDETANA.
LOS PÁRROCOS DE COTARELO.


Volvieron a la pared de la sacristía. Habían sido descolgados de su escarpia correspondiente y fueron a parar a la capilla de los viudos donde han permanecido todo el tiempo que ha durado la restauración del lugar.

Me ha dicho Juan Doménech, el sacristán, que a la finalización de la obra y pintura, los mismos oficiales de la brocha subieron, a lo alto de los paños impolutos, los retratos de los sucesivos párrocos que estuvieron al servicio de la feligresía de la Real Villa de Caudete y que fueron llevados al lienzo por el pintor autóctono Pedro Torres Cotarelo. Pero, siempre hay un pero, y a la buena voluntad del pintor le faltó colocarlos en el orden en que estaban cuando fueron bajados. La buena voluntad  del joven, quedó empañada, un tanto, por lo dislocados que quedaron.


Tengo que subirme, siguió diciéndome Juan, para situarlos en el lugar que les corresponde según el tiempo de su servicio a la Parroquia. Pero anda el bueno de Juan un poco mosqueado porque joven, joven, ya no es y, ayer, casi, casi da consigo mismo en el duro terrazo pulido y más limpio que el jaspe, obra de las Chicas de la Mopa, pues, al parecer, mientras trataba de poner en marcha el reloj, dio en patinar la escalera en el brillantísimo suelo y, por poco, no se vio besándole, el excelente sacristán. Es por lo que, el buen hombre, mira con recelo subirse a otra escalera para restaurar el orden que están exigiendo desde el encierro, entre cuatro palos, a que les sometió el pintor Cotarelo.


El párroco Rvdo. Don Vicente Dimas fue el que contrató los servicios de Pedro Torres Cotarelo para que retratara a sus predecesores desde 1884 hasta él mismo que gobernó la parroquia de Santa Catalina en 1950.
El orden que deben tener los retratos me le sirve el mismo Juan Doménech:


1.- Rvdo. Don José Hernández
1884 - 1897.

 
2.- Rvdo. Don Santiago Amat
1897 - 1929.


3.- Rvdo. Don Miguel Díaz
Cura pilón y mártir.
1929 - 1936.

 
4.- Rvdo. Don Antonio Mas
1939 - 1940.

5.- Rvdo. Don Francisco Díaz
1940 - 1948.

6.- Rvdo. Don Vicente Dimas.
1949 - 1950.

Es de esperar que Juan encuentre quien le sujete la escalera para prevenir cualquier susto y, con seguridad, ponga orden cronológico en la colección de retratos de los párrocos que llevara al lienzo el pintor Pedro Torres Cotarelo.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
25.9.2020. Viernes.  (C. 1030)




P. Alfonso Herrera Serrano, Carmelita.

jueves, 24 de septiembre de 2020

La Mancha

ESTAMPA CAUDETANA.
LA MANCHA.

Disfruté ayer por la mañana. Toda La Mancha se desplegó ante mí. Todos sus encantos me mostró. Alguien se atrevió a decir que La Mancha es monótona, aburrida, porque, y que siempre es igual. ¡Qué equivocado estaba el que tal afirmación se permitió el lujo de aseverar! ¡Qué ignorancia tan supina! la de aquel que tal afirmación dijo!
Tuve que ir a Madrid. La encomienda de mi Comunidad de frailes, que habita en
el convento de San José (El Carmen) en la Real Villa de Caudete, hizo ponerme en camino para representarla en la despedida de un fraile hermano que había sucumbido al ataque alevoso e inmisericorde del Covid 19 ocurrida en nuestro convento de Madrid-Ayala. El funeral de cenizas insepultas tuvo lugar a las 17,00 horas.
- El Ave atravesaba velozmente La Mancha, al aire libre, cuando ésta era llana, como la palma de la mano y metidico por túneles cuando encontraba en su camino promontorios que nos decían a las claras que La Mancha no guarda uniformidad en su superficie, principalmente cuando se introduce por tierras conquenses. Y es ahí donde La Mancha manifiesta la variedad que la hace hermosa con una hermosura distinta a la que España luce en otros lugares de su geografía. Los viñedos de La Mancha Baja, entregaron su testigo a zonas extensas pobladas de encinas y chaparros que ponen su color verde fuerte a los trechos tapizados por ellos para, a su vez, hacer lo propio con lomas y cuestas, más o menos empinadas, todas tapizadas de pinos que, por llevar la contraria a sus vecinas, las encinas, pintaban el terreno con un verde clarito que habla de terrenos húmedos y no calcinados por el sol con galones que suele pasearse, de un lado a otro, por toda La Mancha. También vi campos en los que crecen, muy apretados, unos a otros, los cerezos. Más viñedos y más y más, que aparecían ya vendimiados de uvas ubérrimas que, cargadas de azúcares y de ricos nutrientes extraídos de la rojiza tierra que, en las bodegas de los lugares por donde discurre el tren, dejarán su "cuiditas rei sensibilis" su alma, su espíritu, su razón de ser, convertido en "caldo" a cual más rico, más sabroso. Y, junto a toda esa variedad de vida, campos viejos con árboles nuevos traídos de Persia y por ahí, de pistachos que han dado nombre a un color específico, el que tienen sus drupas, sus semillas, que tan ricas son, el Verde Pistacho.
- Y, sí, grandes extensiones, muy grandes, de terrenos de labranza donde crecen muy requetebién los cereales. No eran pocos los que permanecían en barbecho recuperándose de campañas agotadoras para las tierras y, por ello, los labradores las tienen en reposo. No obstante, muchas más, ya labradas, para que se aireen y oxigenen y se alimenten del abono sobre ellas esparcido, aguardan a que les llegue la deseada agua del otoño para que sean sembradas, con trigo, cebada, avena, algarroba, garbanzos...
- Algún tractor levantaba una nubecilla de polvo con la vertedera múltiple que hundía sus cuchillas en la tierra seca.
- De trecho en trecho, un arroyuelo trazaba una línea de verdor que indicaba a las claras que por allí discurría, agua que habría aflorado en manantiales de no se sabe dónde, partiéndolas, en las tierras de labor.
- Las nubes ocupaban extensas zonas, pero iban en plan de señoritas alegres y no soltaron ninguna gota de agua.
En Madrid  tampoco llovió. Hizo calor y lo sufrí andando de un lugar a otro.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
24.9.2020. Jueves.  (C. 1029)

P. Alfonso Herrera Serrano. Carmelita.

 

miércoles, 23 de septiembre de 2020

La Cajonería de Santa Catalina

ESTAMPA CAUDETANA
LA CAJONERÍA DE SANTA CATALINA


Hoy brilla en todo su esplendor la CAJONERÍA de la parroquia de Santa Catalina. Ha sido dotar a la sacristía de una nueva y adecuada iluminación a base de lamparicas led y emergió ella de la sombra en que ha venido permaneciendo esa pieza por lo que pasaba totalmente desapercibida. Claro que no ha sido todo efecto de la nueva iluminación, brilla porque "el batallón de La Mopa" con la colaboración inestimable de Juan Doménech, el sacristán, le han levantado la pátina acumulada sobre ella durante décadas y han dejado a la vista el lustre que tenía cuando fue instalada en la sacristía.
Es una pieza, ni antigua ni vieja, porque no es centenaria como otras que he visto por esas iglesias de Dios. En el lugar donde se encuentra emplazada, me "sopla" Paco Molinero, hubo otra y, con el ímpetu que pone cuando habla de cosas de la Real Villa de Caudete, me dice:
"Aquella sí que era una joya, sin desmerecer la actual que contemplas. Fue hecha astillas que ardieron chisporroteando en la pira a la que prendieron yesca en el fondo, junto a la puerta de la iglesia junto a imágenes y otros elementos del culto que Manuel Gil, el sacristán de entonces, y otros familiares, no lograron ocultar a la vorágine de exaltados incendiarios amparados por la ley gubernamental de "confesiones congregaciones religiosas" que tanto daño trajo a bienes, elementos del culto y personas religiosas y a la misma cultura de la sociedad de entonces y privando, a las generaciones siguientes, de una riqueza cultural, que se había venido acumulando a lo largo de siglos. Una de aquellas joyas desaparecidas, hechas humo, según el decir de Paco Molinero, fue la antigua CAJONERÍA de la sacristía de la parroquia de Santa Catalina de esta Villa.
La que ves en la fotografía que abre este escrito, también es una verdadera obra de carpintería, una verdadera joya, que yo venía teniendo como un mueble más donde Juan Doménech, el sacristán, guarda paños, manteles y diversos objetos para el culto litúrgico. Pero, ahora, cuando han pasado por ella las manos de las mujeres que componen "el Batallón de la Mopa" y una luz nueva lo invade todo en la sacristía, ha sacado, para lucirla, toda la hermosura que pusieron en ella los artistas carpinteros de la familia del alcalde que gobernó la villa en aquellos años difíciles, tiempos de esfuerzo y tesón que pusieron los cimientos a una sociedad moderna llena de futuro si es que, los que llevan sus riendas en la actualidad, no la hacen descarrilar, los artistas carpinteros, hermanos del alcalde Vicente Lillo.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
23.9.2020. Miércoles.  (C. 1028)

P. Alfonso Herrera Serrano, Carmelita.

martes, 22 de septiembre de 2020

FELICIDADES

ESTAMPA CAUDETANA.
FELICIDADES

Felicidades a toda la gente de la Real Villa de Caudete. Sí, FELICIDADES.
Os preguntaréis el por qué de mi felicitación.
La razón se remonta  muy atrás, tan atrás, como atrás se encuentran aquellos tiempos que vieron correr la sangre impunemente a lo largo y ancho de NUESTRA NACIÓN y, todo, porque no se respetaron los derechos de las personas, que, hoy en día, se defienden en las Constituciones de las naciones como el derecho a tener una fe, una creencia, una religión. Entonces, no, no se respetaba y, tanto era así, que hasta un gobierno publicó en el BOE que había que destruír todo signo o símbolo religioso y hasta a las mismas personas que profesaban la fe, además de un montón de sin razones  que crearon una situación social invivible.
Hasta aquel tiempo me remonto para justificar el que hoy felicite a los habitantes de Caudete.
Hoy celebra la Iglesia Cristiano-católica y, por ende, todos los cristianos, la FIESTA LITÚRGICA de una ciudadana caudetana que por profesar la FE CRISTIANA fue asesinada en el lugar valenciano del entorno de Játiva, más concretamente, en Rotglá de Corbera. Pronto se cumplirán los 84 años de aquel hecho luctuosísimo (2.10.2020). Al ser asesinada porque era una mujer de fe y que, gran parte de su vida, la dedicó a ejercer de catequista, se convirtió en MÁRTIR. SÍ, EN MÁRTIR de acuerdo con el sentido y significado que dicha palabra tiene en su idioma, en griego. MÁRTIR, en griego, significa TESTIGO y, ella, FLORENCIA CAEROLS MARTÍNEZ, lo fue. Fue testigo de Cristo y, por el hecho de serlo, otros se creyeron con autoridad suficiente para suprimirla, para pasarla por las armas, tras vejarla impunemente.
No consiguieron desestabilizarla del cimiento que sostenía su vida y, vencidos, los que querían vencerla, manifestaron la derrota estrepitosa sufrida a manos de una mujer de paz y con la paz, acabando con ella, asesinándola, privándola del derecho fundamental que aglutina toda la serie de derechos con que somos dotados por el Creador, el derecho a vivir.

La Iglesia Católica examinó la heroicidad de las virtudes de FLORENCIA y, reconociendo tal heroicidad, la ha declarado públicamente, MÁRTIR, testigo de Cristo y la ha elevado al honor de los altares, honor que se ganó entregando su vida como ofrenda a Cristo y dejando, al marchar a su encuentro, el perdón para aquellos que tan mal se portaron con ella, emulando al Cristo crucificado que empleó su último aliento para pedirle a Dios Padre el perdón para aquellos que habían hecho, con Él, tal fechoría "porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34).

FELIZ FIESTA LITÚRGICA DE LA BEATA CAUDETANA FLORENCIA CAEROLS MARTÍNEZ. Que ella interceda ante Cristo y ante Dios Padre por todos y cada uno de los caudetanos.

Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!

22.9.2020' Martes.  (C. 1027)

P. Alfonso Herrera Serrano, Carmelita.

lunes, 21 de septiembre de 2020

Blancanieves

ESTAMPA CAUDETANA.
BLANCANIEVES

 
Ayer volví a las andadas. Tras la bendición con el Santísimo tras el manifiesto en la iglesia del monasterio de las Madres Carmelitas de clausura, me bajé, despacito, hasta la glorieta de la Cruz, como otras veces, y como en otras ocasiones tomé asiento en uno de los bancos que, a esas horas, estaban sombreados porque una gran nube cúmulo nimbus, que dicen los chicos de la tele que nos hablan del tiempo, se interponía entre el sol y la glorieta de la Cruz y, como otras veces, no tardé mucho en marcharme porque un mosquito, defensor del medio, me estaba acribillando. Era listo de verdad el insecto, muy listo, porque, por mucho que lo intente, no conseguí aplastarle contra mis pantalones.

Decidí encaminar mis pasos en busca de la avenida de las Jornetas por la Avenida de la Libertad, para llegarme hasta la parroquia de Santa Catalina dónde habría de celebrar la última Eucaristía del domingo.  Y allí me los encontré, allí vi a la buena de Blancanieves y a un par de enanitos al pie de un molino.

Muchas veces he pasado por la puerta de la vivienda del número 34 de la Avenida de las Jornetas, muchas, y, mira por donde, siempre me llamaron la atención una escultura en bronce y sobre todo unos esbeltos cactus, además de una foresta perfectamente diseñada que crece, a manera de bosquecillo, en la zona derecha  del jardín de la casa.
Nunca me había fijado yo en las estatuillas de Blancanieves y los dos enanitos junto al molino, nunca, pero ayer sí, ayer los descubrí debajo de una cubierta verde que los protege de la intemperie.
La estampa era cautivadora y así me quedé yo, cautivado por la recreación del cuento de Blancanieves y los siete enanitos que escribieran los Hermanos Grimm.
- La campana Catalina, a la que obligaba a sacar su timbrada y potente voz  el Sacristán Juan Doménech, tiró de mí y me vi obligado a dejar allí a Blancanieves y a sus muchachos, junto al molino de viento, en el fondo del bosquecillo donde se había ocultado de la tirana madrastra que la traía por la calle de la amargura, solo y exclusivamente, porque era guapa, guapa, hasta dejarlo de sobra y eso, claro, dejaba en muy mal lugar a las dos hijas de su propia sangre y, eso,  no lo podía sufrir aquella malvada mujer y menos pudo sufrir, la indina, que la horma del zapato de cristal no fuera la adecuada a ninguna de ellas y sí al piececico de Blancanieves. Esta vez no fue ella, Blancanieves, la que tuvo que salir pitando, sino yo, porque el reloj de la torre tocaba para mí. Ella, Blancanieves, se quedó, con los enanitos, en el bosquecillo de la vivienda del número 34 de la Avda. de las Jornetas.


Recibe mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
21.9.2020. Lunes. (C.1026).

P. Alfonso Herrera Serrano, Carmelita.

 

domingo, 20 de septiembre de 2020

La Lonja

ESTAMPA CAUDETANA
LA LONJA

Ayer sábado por la tarde, cuando me encaminaba hacia la parroquia de Santa Catalina para, en unión con la feligresía de la Real Villa de Caudete, celebrar la Eucaristía de la víspera del domingo. Iba reflexionando sobre la lectura evangélica del evangelio de este domingo 25 y, al llegar a LA LONJA tomó cuerpo en mi memoria aquello que me dijo Paco Molinero una vez:
-" En la LONJA, desde tiempo inmemorial, tenía lugar un hecho que redundaba en la vida de la Villa. La mano de obra se  daba cita, al amanecer, bajo La Sala donde se reunía el Concejo Municipal, entre los arcos de LA LONJA. Y hasta allí se acercaban los terratenientes y hacendados para contratar mano de obra para los trabajos en sus propiedades.
Ya te he hablado de ello en alguna otra ocasión. Pero, esta vez,  vino a ser como una especie de fogonazo que vino a poner luz en mis reflexiones porque el tema de la Liturgia de la Palabra giraba en torno a la parábola de Jesús que hablaba de un propietario de una viña que salió muy de mañana a contratar personal para su viña, cosa que hizo a lo largo de la mañana, al medio día, por la tarde y al anochecer.
Paco no me dijo si aquí en la Villa se daban casos semejantes o por el estilo al contratador de la parábola. Yo creo que no. Porque hay que tener mucho de todo para mandar a trabajar a su hacienda a gentes que nadie se fijó en ellos, por lo que fuere, y, encima, cuando el día estaba a punto de terminar y, no solo eso, a la hora de darle la soldada a todos, a todos les pagó lo mismo.
Si los empresarios de hoy hicieran otro tanto ¡Qué contenta se pondría la Administración! 
Pero la parábola no va por ahí, va por la bondad de Dios que se hace el encontradizo con los hombres en cualquier hora del día, de la vida, y a todo quisque le pide que se comprometa con su viña, con el mundo  y, por hacerlo, les "paga" un denario, el cielo, les da la salvación. Qué mensaje más chulo, el de la parábola de Jesús. Qué manera tiene Jesús  de decirnos:
Primero: que Dios anda constantemente  a la búsqueda de sus hijos, que les sale al camino, que les pide que hagan algo y, por hacerlo, les paga lo mismo sin fijarse si es mucho o poco lo trabajado.

Lo que pretende Dios es que pongan los hombres algo de su parte, aunque solo sea una hora y a la fresca.
Segundo: que aquello con lo que Dios paga es más que suficiente para satisfacer la necesidad del día (un denario satisfacía las necesidades diarias de una familia numerosa), de toda una eternidad. Por eso apercibe Jesús a los murmuradores ambiciosos, aquellos que exigían más, que no ha lugar tal  concepción de la vida.
Todo eso me quedó claro cuando flanquee el primero de los arcos de LA LONJA
¡Qué diferentes son los planes de Dios de los planes de los seres humanos!
Dios, como el dueño de la viña nos explica,  va al lugar donde se contratan brazos para el trabajo para abrir posibilidad de solucionar problemas  y los hombres, ¡Ay!, los hombres...
A ese lugar, a LA LONJA, la empleaban, también, como humilladero, pues me cuenta Juan Doménech , el sacristán de Santa Catalina que su abuelo le relataba con frecuencia que ese lugar, LA LONJA, en tiempos, de mucha necesidad, y hambre,  era empleada para someter a la vergüenza, al castigo, a aquellas personas que fueren sorprendidas "sacando" uvas de alguna viña propiedad de otros ciudadanos.

Consistía el castigo en permanecer de pie todo el día en LA LONJA con el cesto  con las uvas sustraídas, a la vista de los ciudadanos.

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
20.9.2020. Domingo. (C. 1025)

P. Alfonso Herrera Serrano, Carmelita.