sábado, 17 de noviembre de 2018

La Oferta


ESTAMPA FORÁNEA.
LA OFERTA.
Ayer por la tarde tuve que ausentarme de Caudete. Me llegué hasta La capital y, allí, a la Plaza de las Carretas.
Con los nuevos tiempos le han borrado el nombre viejo, tan viejo, como la misma plaza donde se encuentra ubicado un mercado al que, sin duda alguna, afluirían las carretas con los productos de los campos cercanos para abastecer el mercado y alimentar a las gentes de aquel villorrio dependiente de la importante villa de Chinchilla y que vino a medrar tanto, en detrimento de aquella de la que dependía, que llegó a ser ni más, ni menos, que la Capital de la provincia plantada en plena Mancha, y le han puesto encima el de un señor que, seguramente sea poseedor de un montón de por ques. Pero, la verdad, ni se te ocurra preguntar por el nombre del "usurpador" (me ha pasado) porque nadie sabe dónde se encuentra, salvo, creo yo, siendo muy crédulo, la policía municipal. Si tú quieres ir a ese lugar tienes que ir con el TOM-TOM puesto, yo no dispongo de él, o preguntar por el nombre con solera, por el de siempre, por aquel que, ya era, antes de que Albacete fuera políticamente aupada, encumbrada, por encima de Chinchilla, allá por el XVII ó XVIII, cuando solo circulaban carretas y diligencias ya que faltaba mucho tiempo para que el conde de Romanones, luciera ¿tipo?, monóculo y puro de las colonias americanas, montando la primera berlina que llegó a España. Si tú quieres llegar a esa plaza del antiguo mercado  tienes que preguntar, sí o sí, por LA PLAZA DE LAS CARRETAS. Y, así, sí que llegas. Luego vendrá lo difícil porque, lo difícil, es encontrar espacio para dejar el coche.
"Teniendo toda La Mancha a su disposición, me decía ayer tarde Javier, vecino muy antiguo de la plaza, diseñaron y construyeron MUY MAL la ciudad". Me uno a él en la apreciación.
Pues, bien, hasta allí me llegué ayer tarde. Tenía un cometido que cumplir y, al entrar en el pasillo que me llevaba hasta el gran salón, la capilla de la Tercera Orden del Carmen, allí los vi. Los dos Obispos, Don Ciriaco y Don Ángel mirándome desde la portada de una Hoja Dominical. Ambos se habían despedido el pasado sábado, día diez, Ciriaco porque se jubilaba de responsabilidades grandes en el organigrama eclesial como PASTOR DE LA DIÓCESIS DE ALBACETE y Don Ángel de las suyas en la Archidiócesis de mi tierra, de Toledo, para venir a hacerse cargo de la de Albacete que quedaba vacante.
El caso es que en la capilla de la TOC de Albacete sita en la PLAZA DE LAS CARRETAS ya "tienen lotería" y lo anuncian. No tenían lugar más pintiparado en las paredes de acceso a la capilla que anunciarlo debajo de la efigie de ambos prelados.
No sé si con la aviesa intención publicitaria de comunicar entre líneas que ya tocó la lotería con la marcha del Obispo Ciriaco, tras doce años de Pontificado (cosa que no creo porque siempre se portó de maravilla con el grupo religioso de Terciarios de la Orden del Carmen [TOC]). O, por el contrario, pregonan a todas luces, que, en Albacete, ya ha caído el PREMIO GORGO con la llegada del nuevo Obispo, Ángel que es  de "LA PROVINCIA DEL BOLO", como yo (se nos llama "DEL BOLO" desde muy antiguo, desde hace siete u ocho siglos atrás, cuando Toledo lo era TODO y Madrid una villa de tres al cuarto y, consecuentemente la gente de alcurnia, los hijosdalgo abundaban por toda su geografía. Y ¿a dónde crees que llevaban aquellas gentes a sus hijos? pues ni más ni menos que a Bolonia, cuando Bolonia era Bolonia y no era lo  que es ahora por mucho "erasmus" que ponga en pie para que correteen por esas ciudades europeas de Dios nuestros jóvenes universitarios. De ahí nos viene a las gentes de mi tierra el NOBLE TÍTULO DE "BOLOS" Dicho con otras palabras, la gente de mi tierra, los toledanos, eran gente culta formada en una de las mejores universidades del momento, la de BOLONIA). Pues de allí nos viene a Albacete para ejercer su pontificado, el nuevo Obispo, auxiliar que fuera de la Archidiócesis Primada de España, la Toledana. Quizá por eso el grupo de la TOC albaceteña ha situado debajo de la imagen de los dos obispos la OFERTA LOTERA.
(¿y si toca allí, que dice el reclamo de Apuestas del Estado?).

Yo no te rifo mi saludo, te le regalo y ahí te le envío,

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
17.11.2018. Sábado. Hoy, a las 10,30 horas, en la catedral, toma posesión de la sede obispal de Albacete el nuevo Obispo Don Ángel, toledano de origen.
P. Alfonso Herrera, O. C.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Parque Juan Bautista de Almazán


ESTAMPA CAUDETANA.
PARQUE JUAN BAUTISTA
DE  ALMAZÁN.

Ayer, paseando, me introduje en el parque aledaño al santuario de la Virgen de Gracia. Quería empaparme y disfrutar con la contemplación de una foresta en plena sinfonía de colores, hermosamente vestida por un modisto de primera, el otoño, que no desmerece en nada a su colega, la primavera, aunque sea con unos modelitos efímeros.
Siempre creí que el campo donde se plantó para regocijo y esparcimiento de las gentes de Caudete, el parque JUAN BAUTISTA DE ALMAZÁN, (médico en esta Villa, poeta y escritor de la Historia de la Virgen de Gracia -1588- que da origen a los Episodios Caudetanos (conquista y ocupación mora y posterior reconquista cristiana con el descubrimiento de las imágenes de la Virgen y de San Blas) que recrean las gentes del lugar cada año, por fiestas, en el castillo que se monta en la Plaza de la Iglesia, los avatares de la historia de la Villa) se denominaba con el nombre de la dueña, LA VIRGEN DE GRACIA pues, muy al principio, a mi llegada al pueblo, alguien me dijo que los terrenos eran de la Virgen y que los había cedido la Mayordomía para trazar y llevar a efecto un lugar, un parque, arbolado para disfrute de todo caudetano y siempre lo tuve por cierto,  siempre tuve para mí, que se llamaba así PARQUE DE LA VIRGEN DE GRACIA. Pero, hete aquí que, ayer, descubrí la placa, bien visible, para que el que camina por el Paseo de la Virgen de Gracia lo vea, vea escrito el nombre del poeta-historiador de finales del siglo XVI, JUAN BAUTISTA DE ALMAZÁN.
Sí, todo en el parque grita, maravillosa y acompasadamente, que el otoño es dueño y señor del medio. Con sus pinceladas de color inigualables está dejando a la naturaleza con una variedad de tonos y colores que para sí quisiera la tabla de un afamado pintor. Pero en eso de inventarse los colores, no hay nadie, ni lo hubo, ni lo habrá que logre tal maravilla, tal viveza. Y es que se da un arte para preparar el sueño invernal, símil de la fría muerte, de la arboleda caduca que,  ni cuenta se dará de la desnudez  en que va a quedar expuesta, durante todo el crudo invierno,  hasta que éste se eche a un lado y deje paso a la luz y al calor que trae consigo la  primavera.

Como una hoja vuela, vuela para caer ante ti, mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
16.11.2018. Viernes. P. Alfonso Herrera, O. C.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Azulejo de la Virgen del Carmen




ESTAMPA CAUDETANA.
AZULEJO DE LA VIRGEN DEL CARMEN DEL MONASTERIO DE MONJAS CARMELITAS.
Ayer celebrábamos los CARMELITAS, ya te lo adelantaba en los BUENOS DÍAS de ayer, TODOS LOS SANTOS del Carmelo. Y es que, en este mes, que comenzábamos con la fiesta universal de TODOS LOS SANTOS, celebran todos los Institutos religiosos el día de aquellos miembros que, en esta vida, formaron parte de los mismos. Ayer fue nuestro día, el día en el que celebrábamos  a TODOS LOS SANTOS CARMELITAS.
Aquí en Caudete nos establecimos los frailes Carmelitas en el último tercio del siglo XVI (1578) y las monjas Carmelitas de Clausura, que tienen su monasterio en El Paseo de la Virgen de Gracia, todavía oyen los ecos de la celebración de su primer centenario, ocurrido hace cuatro años, cuando un puñado de monjas procedentes del monasterio de MONJAS CARMELITAS del vecino pueblo valenciano de Onteniente cerraron tras de sí la puerta que, separándolas del mundo, las introducía en un ámbito de encuentro con el Señor, con el Amado, que cantara poéticamente San Juan de la Cruz, místico carmelita del siglo XVII.
Ayer, era el día señalado para echar un vistazo al comportamiento del sintrón. Comenzamos a pasar cuando se reincorporaron al centro de salud, Carmen, la enfermera y el médico de guardia, tras recuperar a un chico al que le había dado un "soponcio" en el colegio. Nos pinchaba con la destreza del mejor de los espadas, al lado de la yema del dedo corazón por donde fluía la sangre hasta formar una gruesa gota. El torrente sanguíneo discurría dentro de cauce con la soltura deseada, decía la maquinita.
La báscula me la jugó. Tenías que oír a la buena de Carmen, la enfermera, que atrajo la atención de María Ángeles, la doctora, a través de la puerta abierta que comunica ambos despachos de consulta.  Enseguida vino a la enfermería con un par de folios llenitos de indicaciones para echar fuera de mi persona esa materia adiposa que se pega por aquí y por allá y que no se va de uno ni espantándola:...
 ¡Os!¡Os!¡Os!¡Os!¡Os!
Finalizado el acto médico, me llegué hasta el santuario de la Virgen de gracia, recé los Laudes con la Iglesia, por Caudete, por el Carmelo y por el mundo.
Volviendo a casa, pasé por la puerta del monasterio del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen de Gracia, Lar del Carmelo, donde viven su vida consagrada las MADRES CARMELITAS, un puñado de mujeres que, como la Virgen María, dieron su SÍ al requerimiento del Espíritu Santo y se ofrecen, consumiendose, como vela ante el Santísimo, impetrando beneficios para el pueblo de Caudete donde están insertas y por el mundo que está al otro lado de los muros de su cenobio.
Hice un alto frente a su puerta y, viendo la imagen de la MADRE DEL CARMELO en el azulejo fijado encima del dintel de la misma, desde el que contempla el pasar pausado o ligero o corriendo de sus hijos caudetanos que bajan por su camino hasta el Santuario o sube, como yo ayer mañana, para introducirse por las calles del pueblo. En aquel instante afloró, desde mi interioridad, la oración mariana por excelencia en el Carmelo desde los tiempos del superior general San Simón Stok, mediados del siglo XIII, al que la Virgen del Carmen entregó la enseña del Santo Escapulario:

"Flor del carmelo,
viña florida,
esplendor de cielo,
Virgen fecunda
de modo singular.
¡Oh Madre tierna!
Intacta de hombre.
A los Carmelitas
proteja tu nombre.
Estrella del mar".

Ahí te va mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
15.11.2018. Jueves. Hoy celebramos en el Carmelo el día de todos nuestros difuntos.
P. Alfonso Herrera, O. C.