jueves, 18 de abril de 2019

El Milagro


ESTAMPA CAUDETANA.
EL MILAGRO

  Todo aconteció de noche. Nadie fue testigo. La noche fue el ámbito donde tuvo lugar el hecho. Como el HECHO PRIMERO con el que todo vino a ser, a tomar entidad desde el arcano de la nada.  Solo tres días después puso EL CREADOR, DIOS,  LUZ PARA ALUMBRAR EL MILAGRO DE SU OBRA CREADORA. EL SOL para ver las cosas de día y la LUNA Y LAS ESTRELLAS para verlas por la noche (Génesis 1,9-11). Todo en la quietud, vino a ser, sin ningún observador. Así ocurrió en el jardín de la Residencia de Ancianos, en la soledad, en medio de la oscuridad, ocurrió. Los troncos nada atractivos, llenos de pinchos, de erizadas púas, con aspecto de seres muertos, los cactus del jardín de la residencia de ancianos San Juan Bautista de Caudete, se llenaron de vida, se llenaron de flor, florecieron.  Con el amanecer del día fue palpable el milagro.
ALEGORÍA DE RESURRECCIÓN.
Esos cactus florecidos en la noche de ayer, cuando los últimos sones de la tamborrada caudetana se fue disolviendo en la lejanía mientras buscaba hacerse eco al chocar contra la sierra Oliva donde se alza la ermita de Santa Bárbara, o contra la Alácera, más allá de La Toconera, quedaron en silencio, en nada. Cuando el pueblo dormía, cuando la paz era el manto que cubría a toda la población, cuando... se produjo el alumbramiento, el nacimiento, EL MILAGRO: Se  abrió en flor una vida oculta que latía en la interioridad, dentro de una corteza, armadura, que la defendía. Los cactus cobraron vida, FLORECIERON.
Diríase que es una llamada de atención de lo que acontecerá cuando el Sábado Santo deje lugar al DOMINGO DE PASCUA, de lo que tendrá lugar en la madrugada del DÍA PRIMERO DE LA SEMANA: de la RESURRECCIÓN DE CRISTO. A LOS TRES DÍAS, como en aquel momento en que fue el momento primero.
CRISTO, vílmente tratado desde la noche del JUEVES SANTO hasta la hora de nona del VIERNES DE PASIÓN, sometido a sufrimientos inhumanos que vinieron a hacer de ÉL, según el decir profético de Isaías en sus cánticos acerca del VARÓN DE DOLORES, que «no parecía hombre» (Isaías, 52,14) por tanta afrenta y por tanto y tan duro castigo hasta eso, hasta «no parecer un ser humano» y que, suspendido en una cruz a la que estaba clavado de pies y  manos y que, allí,  atravesado por una lanza, ya había ofrecido su vida, no era otra cosa que una pifia humana. Y, no obstante, Vino a resultar que, por la fuerza que radicaba en ÉL, su Espíritu, retomó su vida en la noche del tercer día, antes del amanecer del DÍA PRIMERO DE LA SEMANA.
Por eso, y sólo por eso, te decía que el florecer de los cactus del jardín de la Residencia de Ancianos de aquí de Caudete, constituía, a mi modo de ver, ya en este JUEVES DE LA SEMANA SANTA, un apercibimiento del DESPERTAR DE JESÚS A LA VIDA, de su RESURRECCIÓN.
Diríase, también, que es toda una alegoría. La residencia, lugar donde seres humanos, cargados de años, emulan a los cactus de su jardín, con un cuerpo envejecido, acartonado añoso, están llamados a llenarse de vida, a florecer porque, dentro de ellos, alienta la vida, el ser por excelencia que será, más pronto que tarde, la plenitud, plenitud que les será dada al florecer en el jardín del Buen Dios y Padre que les espera, nos espera, con vestiduras nuevas, anillos para los dedos, sandalias para los pies y una gran fiesta (Evangelio de San Lucas 15, 11-32) y una  habitación preparada con todo detalle (Evangelio de San Juan 14,1-6 ).
                                                         ********************************

Había salido LA PROCESIÓN DL TRASLADO DE LOS PASOS a las 22,00 horas de la parroquia de San Francisco camino de la de Santa Catalina para unirse al resto y, así, juntos procesionar hoy por la noche, en la DEL SILENCIO y  mañana, antes de amanecer, en la de LOS PASOS.
Poco a poco la plaza del Carmen fue llenándose de caudetanos para ver pasar las imágenes con sus hermandades y cofradías y sus bandas de tambores. Impecables, y haciéndolo muy bien, seguía al paso del CRISTO DE LA JUVENTUD una banda venida, como otras veces, desde el vecino pueblo murciano de Yecla y la cerraba la Banda oficial de Santa Cecilia.
Abría la PROCESIÓN un escuadrón romano al frente del cual venía la bocina, que siempre ha puesto al vecindario en sobre aviso de la llegada de la SEMANA SANTA caudetana.
La primera imagen que llegó a la plaza, fue LA ORACIÓN DEL HUERTO, luego le seguiría LA VERÓNICA que se quedó en la iglesia del CONVENTO DE SAN JOSÉ (EL CARMEN) porque en el ir de la procesión se encontrará en la Plaza del Carmen con el Cristo, detrás llegaba el CRISTO DE LA CAÍDA,  EL CRISTO ATADO A LA COLUMNA, EL CRISTO DE LA JUVENTUD CON LA VIRGEN DE LA SOLEDAD y cerraba la comitiva procesional, LA VIRGEN DE LOS DOLORES.
Faltaban escasos minutos para que el reloj de la farmacia iluminara las 0,00 horas cuando la banda de Santa Cecilia enfilaba detrás del paso de la Virgen de los Dolores, la calle Mayor con lo que la multitud de gente presente en la Plaza del Carmen, se fue retirando a sus casas.
Estaba nublado y hacía frío.

También sale con premura para encontrarse contigo, mi saludo mis
  ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
18.4.209. JUEVES SANTO. P. Alfonso Herrera, O. Carm.
                                                                        La bocina.
                                                                      Los romanos.
                                                                La oración del huerto
                                                                        La Verónica
                                                                El Cristo de la caída.
                                                             Jesús atado a la columna
                                                             El Cristo de la juventud 
                                                                La Banda de Yecla
                                                               Virgen de los dolores.
                                                               Noche fría y nublada.

miércoles, 17 de abril de 2019

El Jazminero


ESTAMPA CAUDETANA.
EL JAZMINERO.
   Caminaba yo ayer tarde por la calle Alcalde  Luis Pascual para dirigirme a Santa Catalina por la Glorieta de la Cruz, como cada día, y el aire que venía de levante me daba en la cara y  arrastraba consigo los efluvios de un jazminero. Había dejado atrás la calle La Zofra y ya estaba yo mirando a balcones  y ventanas indagando para ver de dónde surgía tal maravilla, tal finura, que de puro suave, resultaba fuerte porque, la fragancia del jazmín, cuando éste está blanqueado por  cientos de flores, o miles, abiertas, dejan caer al aire un aroma que si te da de lleno, como me ocurrió a mí, te da la sensación de recibir una «bofetada». Por lo menos a mí me lo parece.
En mis tiempos de Madrid tenía yo hecha, en mi bosquecillo, una «habitación verde» sus paredes estaban tapizadas por jazmines que crecían en parterres y tiestos de grandes dimensiones hechos con bidones de petróleo de doscientos litros, seccionados por la mitad. El techo estaba cubierto con el jazminero. Cuando llegaba el invierno introducía en aquella HABITACIÓN VERDE las plantas que no hacían buenas migas con el frío y las heladas. Pero, amigo, cuando despertaba el tiempo de primavera de su letargo invernal, se cubría de florecicas, de miles de florecicas, que echaban de sí su fragancia y con ella llenaban un largo trecho de calle y, cuando el aire no mecía las hojas, tampoco aventaba el fuerte olor que desprendían mis jazmineros haciendo al ambiente muy pesado y, como gentes había que no le gustaba tan fuerte olor se quejaban y es que, como diría el GUERRA, el famoso torero, a Don José Ortega y Gaset:
-«Hay gente pa to».
Pero a los que les gustaba se paraban a contemplar mis jazmieros  y a darse el placer de contemplar toda aquella explosión de florecicas blanquitas y a inspirar una esencia fuerte, de primera, la fragancia que diseminaba por los aledaños y es que la gente se preguntaba de dónde provenía y, descubierto el lugar, se me apostaban en la verja para respirar profundamente. Y como era gratis y no como esas esencias que les extraen a las florecicas para licuarlas y meterlas en frasquicos, que no hay perras suficientes para comprarlas (el Evangelio de S. Juan 12,1-11, se habla de un frasco de esencia de nardo con el que María ungió los pies a JESÚS que, en aquel tiempo, costaba la friolera de TRESCIENTOS DENARIOS, al cambio... el sueldo de un año de un trabajador), con eso se conformaban, con darse una tupa de fragancia de jazmín, del jazmín de mi bosquecillo.
¡Qué bonito era mi bosquecillo madrileño! ¡Cuánto le echo de menos!
No tardé mucho en llegar a la calle Echegaray, yo iba, constantemente, mirando al frente y el olor se hizo más vivo y fuerte. Volví a mirar a mi alrededor y, ¡allí estaba la fuente!, el venero de donde procedía la fragancia que daba a la zona un ambiente especial. En la esquina de la calle del Alcalde Luis Pascual con Echegaray, en el parterre del chalé del cura Rafael, que en tiempos pretéritos fuera secretario del Ilmo. Ayuntamiento de Caudete, estaba el jazminero, hecho un macizo todo punteado por florecicas blancas.  La primavera había sacudido la modorra invernal del arbusto y a  los cuatro vientos, nunca mejor dicho, propalaba, a voz en grito, que estaba floreciendo.
¡Qué bien olía, en esa zona de Caudete, ayer por la tarde!
Al cura Rafael le ha salido un gran y estupendo competidor pues es sabido que, el reverendo, es un fumador empedernido. Una vez me dijo:
-«Me quedé sin tabaco a media noche, así que me eché fuera de la cama y me fui hasta el Ayuntamiento, eran las 03,00 horas de la madrugada, porque sabía que en el cajón de la mesa de mi despacho, tenía alguna reserva, algún paquete por incinerar, del último cartón que había comprado en el estanco».
En estos días el jazminero de su jardín le está haciendo una competencia muy dura al humo que desprenden los «punzones ardiendo» que, ¿como sacrificio?, estamos en cuaresma, tiempo ascesis y sacrificio, se pone con frecuencia.
Solo me resta hoy, Miércoles Santo, recomendarte que te acerques por allí y te des el placer de aspirar la esencia que desprenden de sí mismas, las florecicas del jazminero del cura Rafael.

Con mis mejores deseos de recogimiento y reflexión para EL TRIDUO SANTO, sale a tu encuentro, todo impregnado de esencia de jazmín, mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
17.4.2019. MIÉRCOLES SANTO. P. Alfonso Herrera, O Carm.
  Pasadas las 21 horas comenzaron a introducirse por los ventanales del convento el ruido que armaban los tambores de las distintas bandas que iban en perfecta formación, al lugar de la cita: LA PLAZA DE LA IGLESIA donde, a las 22,00 horas, iba a tener lugar la ya tradicional manifestación ruidosa, LA TAMBORRADA CAUDETANA, de la que ya te hablé estos días de atrás  Aquí no se perseguía alcanzar ningún récord como sí ocurre en el Calanda baturro o en Tobarra, de aquí al lado, y los tamborileros no le están dando a la piel disecada de un animal, horas y horas y hasta dos días o más. Aquí terminó de oírse el estampido de tanta maza percusionando el cuero casi con el final del partido de fútbol del Barcelona con un equipo inglés, contienda que acabó con los catalanes en las semifinales de la Copa de Europa.

martes, 16 de abril de 2019

Procesiona el Cristo de la Luz


ESTAMPA CAUDETANA.
PROCESIONA EL CRISTO DE LA LUZ. LAS SIETE PALABRAS.
 Como cada año, y ya van más de treinta y tantos, salía el CRISTO DE A LUZ de la parroquia de San Francisco. Siempre a la misma hora, a las diez de la noche del LUNES SANTO. Los cofrades del Cristo de la juventud, que es la que todo lo prepara se dieron cita para disponerlo todo tiempo antes.
Fue trasponer la puerta con la imagen llevada a pulso por varios cofrades, y empezar  meter decibelios una banda de tambores y tamboriles en la serena noche presidida por una luna, todavía con algunas fuerzas que dejó caer unas goticas de agua antes de que echara a andar la procesión del CRISTO DE LA LUZ. 
La gran CRUZ, con la imagen del CRUCIFICADO, era llevada en volandas. Aquí, en Caudete se hace al estilo de como lo hacen los caballeros legionarios con el CRISTO DE LA BUENA MUERTE en las procesiones de Málaga, pero no con tanto brío y marcialidad mientras cantan «La muerte no es el final del camino...».Aquí lo hacen más a lo familiar, tan familiar que, a lo largo de la procesión y con el alto para  reflexionar sobre cada una de las SIETE ÚLTIMAS PALABRAS DE JESÚS antes de fallecer, los cofrades dejaban su puesto para que la imagen de Cristo Crucificado fuera un montón de niñas pequeñitas, entusiastas, que sacaron fuerzas de lo profundo de sus personicas para portar a JESÚS TENDIDO EN LA CRUZ.
Ya te decía ayer que esta cofradía del CRISTO DE LA JUVENTUD, había sido puesta en marcha por el entusiasta José Antonio Milán y, en verdad, fue él el que animó el «cotarro» para sacarla adelante, empeño que se logró con el beneplácito del cura pilón de entonces, Rvdo. Don Ramón Gisbert Conejero, a la sazón,  prior del CONVENTO DE SAN JOSÉ (EL CARMEN). Hoy nos acompañó durante un trecho haciendo las fotos que ha tenido la gentileza de pasarme para hacértelas llegar a ti.
A lo largo de una hora cumplida las doscientas personas, más o menos, realizamos la procesión con paradas de trecho en trecho para escuchar la reflexión que era lanzada a través de los altavoces instalados en un coche que seguía al cortejo procesional.
Concluía la manifestación de fe en la parroquia con la lectura-reflexión de la séptima palabra y la oración final, concluido el acto, se rezó un responso por María, una cofrade que, según me informaron, fue siempre «el alma mater» de la cofradía.
Luego se procedió a bendecir las insignias para imponer a los nuevos cofrades y con la bendición final, se abrió un espacio para el besapies tras el que las gentes eran obsequiadas por la cofradía, con un excelente chocolate espeso, espeso y monas del lugar.
Pasaban unos minutos de las doce de la noche cuando «hice mutis por el foro».   Allí, a la puerta de la iglesia, seguía bastante  departiendo en alegre compañía.

Cerrando pestañas encuentra camino para allegarse hasta ti, mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
16.4.2019. MARTES SANTO. P. Alfonso Herrera, O. Carm.  

lunes, 15 de abril de 2019

Procesión de la Virgen de los Dolores


ESTAMPA CAUDETANA.
PROCESIÓN DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES.
  A las veinte horas, la cabecera de la procesión de LA VIRGEN DE LOS DORES, dejaba la calle Alcalde Luis Pascual y enfilaba por calle El Molino arriba con dirección a la Plaza del Carmen.
Habíamos tenido un día estupendo y, a esas horas, la temperatura era muy buena lo que favorecía el desarrollo del acto religioso. Como lo hizo por la mañana cuando irrumpió en el pueblo, recorriendo un montón de calles, toda una legión de soldados romanos que venían dando escolta a un carro en el que portaban una cruz. Todo un símbolo de lo que acontecerá el VIERNES SANTO (vídeo).
Casi cuarenta minutos tardó en pasar toda la comitiva procesional, como podrás ver si visionas el vídeo adjunto.
Tras la procesión de los niños que recorrió las calles del Barrio de San Francisco el día anterior,  entramos de lleno en las manifestaciones populares de los actos religioso-populares  que llenan nuestras calles de Caudete con los pasos que encarnan las estampas más características de los hechos que ocurrieron hace tantos años cuando la Historia fue partida en dos por el acontecimiento grandioso de la toma de nuestra naturaleza por parte del HIJO DE DIOS, JESÚS. Y más concretamente, cuando Él, que asumió todo lo propio del ser humano, afrontó el paso por una muerte, en su caso, cruenta, muy cruenta.
Hoy, por ayer, Domingo de Ramos, dimos inicio a la SEMANA en la que se recogen, para celebrarlos, por el pueblo fiel, los hechos acaecidos entonces y que vivió en propia persona el HIJO DE DIOS:
SU PASIÓN, MUERTE Y RESURRECCIÓN: LA PASCUA (palabra aramea que, vertida al español, significa «PASO DE LA MUERTE A LA VIDA»)
Paso que abre el camino para que el ser humano pueda, en el HIJO Y CON EL HIJO, acceder al reencuentro con DIOS PADRE.
Sí, ayer, de la mano de la MADRE del injustamente condenado, de JESÚS, LA VIRGEN DE LOS DOLORES que procesionó precedida por EL CRISTO DE LA AGONÍA y seguida, cerrando la procesión, su imagen DOLOROSA que nos la muestra mirando al cielo a donde subía su HIJO desde el pedestal inigualable de una cruz, patíbulo reservado a los desertores del ejército romano y  a los grandes facinerosos de la época romana, siempre retomada para martirizar a los que hicieron de su vida  un seguimiento comprometido con su Maestro y con aquellos por los que murió su SEÑOR, la constante de la historia que acuñara nuestro saber popular en aquella frase lapidaria: «EL QUE SE METE A REDENTOR, TERMINA CRUCIFICADO».
Hermandades y cofradías procesionaban ataviados con los hábitos propios de su hermandad o cofradía.
La nota significativa, por excelencia, eran los niñicos vestidos de hábito y tocados con sus capiruchos dignos de verse en el vídeo que gravé para ti.
Dos bandas de tambores y tamboriles,  precedían y seguían al Cristo de la Agonía y dos bandas, la de Santa Cecilia y la de Virgen de Gracia seguían a las imágenes de LA VIRGEN DE LOS DOLORES Y DE LA DOLOROSA, respectivamente.
Cuando las manecillas del reloj iban en busca de las veintiuna horas, pasaban delante de mí el Sr. Cura párroco vestido con alba, estola y capa pluvial, acompañado por los presidentes de hermandades y cofradías y seguidos por la Banda Virgen de Gracia que cerraba la procesión
A lo lejos, las campanas de la torre de la parroquia de Santa Catalina anunciaban la entrada en la Plaza de la Iglesia de las imágenes del CRISTO DE LA MISERICORDIA y la de LA VIRGEN DE LOS DOLORES mientras  la imagen de la DOLOROSA pasaba delante del CONVENTO DE SAN JOSÉ (EL CARMEN), como ves en la fotografía.
 Tras saludar a la imagen, que me hablaba de la VIRGEN DOLOROSA, entrando ya en la Plaza del Carmen, sale pitando para hacer lo mismo contigo, mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
15.4.2019. LUNES SANTO. P. Alfonso Herrera, O. C.