sábado, 14 de abril de 2018

El Vídeo que se coló ayer en el Convento


EL VÍDEO QUE SE COLÓ AYER EN EL CONVENTO.

Ayer, bastante temprano, Manuel se metió en mi cuarto (Manuel fue mi médico de cuando andaba yo por Madrid y puedo decir, sin temor a equivocarme, que es mi amigo), es decir Manuel, Manuel, no. No fue él, propiamente, quien se coló en mi cuarto, sino un mensaje suyo, y me avisó de ello un toque quedo del móvil. ¡Vaya! me dije, la gente madruga.
La curiosidad me puso en marcha y ante mis ojos iba abriéndose paso un video con «la continuación» de aquel acontecimiento del que nos da noticia el Evangelio de Lucas (21,1-4): «...Viendo Jesús que una anciana viuda echaba unos centimillos en las arcas del templo dijo a sus discípulos: «esa anciana ha echado en las arcas más que todos los ricos, porque éstos echan de lo que les sobra, pero ella ha echado todo lo que tenía».

El video en cuestión, el que me mandó Manuel, es, a mi modo de ver, una puesta en escena de aquel hecho, pero, además vas a ver plásticamente el acto que no aparece en el Evangelio porque  Jesús se lo guardó para él. Vas a ver cómo actuaría Dios en respuesta a aquella anciana generosa con una fe deslumbrante. Con toda seguridad, actuaría como dice la puesta en escena actualizada, que actuó Dios al hacerlo, el otro día, con otra anciana, copia de aquella de la que nos da noticia el evangelista Lucas. Una anciana de hoy que, igual que aquella, ofrece todo, TODO, lo que le queda y, Dios, porque fue Dios, no vayas a pensar otra cosa, sirviéndose de hombres desconocidos, los actores innominados, sale al paso de la necesidad perentoria de una viuda (imagen de tantos necesitados).

Sí, en el vídeo que me mandó Manuel muy de mañana, en el día de ayer, yo até cabos. Vi, con meridiana claridad, la continuación de aquel acto en que Jesús contó el proceder de una persona pobre, una anciana que era viuda (símbolo de los símbolos de los ANAWIN, de los pobres, en el Israel de entonces), símbolo, también, de todos los pobres de la historia, abierta, por la fe, a la trascendencia de Dios. Pero que no nos desveló, Jesús, ni un poquito, la respuesta de Dios. Ayer mañana, bien tempranito, Manuel me la hizo llegar a través del WhatsApp, en un video-mensajito.

Y, yo, recordando otros tiempos, aquellos en que explicaba términos y conceptos desde lo alto de una tarima a un montón de niños y gente joven, según el caso, te lo ofrezco hoy como mi saludo, mis

      ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
14.4.2018 Sábado. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

No hay comentarios: