martes, 1 de mayo de 2018

El Arpa y el Cine


ESTAMPA CAUDETANA.
EL ARPA Y EL CINE

Anoche se cerró la segunda edición de la semana músico-cultural del ARPA Y EL CINE.
- Ya te he dicho alguna vez que este pueblo, al que llegué por obediencia, es un fuera de serie. Las autoridades municipales no  cejan en el encomiable empeño de cultivar las artes de sus jóvenes vecinos.  Y es que, como te decía estos días de atrás la cultura hace grande y libre a un pueblo. Y el Ayuntamiento, siempre favorecedor de toda actividad cultural, invierte de modo especial en el segmento más joven de la población, a mi juicio, con buen criterio ya que, enriqueciendo culturálmente a las generaciones más jóvenes, está apostando por un pueblo y una sociedad llamados a triunfar ¡ya! porque «el tiempo corre  que  vuela».
- Sí, ayer por la noche, Cristina Montes Mateo, una virtuosa del arpa, reconocida mundialmente. Ganadora de varios concursos internacionales, tras dictar durante la semana unas clases orientativas a los jovencitos del pueblo en los que se manifiesta una clara inclinación vocacional por la  música interpretada a través de  un instrumento musical tan antiguo como lo es EL ARPA. Ella misma, en la ermita de Santa Ana, cerró la semana de EL ARPA Y EL CINE interpretando con la maestría que le caracteriza, distintas obras compuestas para ARPA que hicieron las delicias para los melómanos asistentes al acto.
Antes, el día anterior, domingo, por la tarde, a las 19,00 horas, en la parroquia de San Francisco, que es un lugar con una acústica especial, los músicos asistentes a las clases de la virtuosa intérprete y gran profesora Cristina Montes Mateo, ofrecieron un concierto de cuerda.
Dentro de la semana músico-cultural, el sábado a las 20,00 horas, pero sin ninguna conexión con ella, un grupo del lugar, que tienen por nombre: «UPSALA», y que interpreta obras musicales que va recuperando de tiempos pasados, ofreció un concierto en la capilla de Las Madres Carmelitas de clausura al que concurrió gran cantidad de gentes. Al finalizar el concierto tuvieron que ofrecer hasta tres vises. Y las que más alborozadas estaban eran las monjas de la Comunidad que, desde el coro, pedían con voz bien audible ¡Otra! ¡Otra! ¡Otra!

Saltando de cuerda en cuerda del arpa vuela hasta ti, mi saludo, mis
          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
1.5.2018 Martes. Una nueva andadura, con mayo, se nos pone por delante.
P. Alfonso Herrera. O.C.

No hay comentarios: