jueves, 2 de agosto de 2018

El Cristo del Templete del Barrio está sin Flores


ESTAMPA CAUDETANA.
EL CRISTO DEL TEMPLETE DEL BARRIO ESTÁ SIN FLORES.

- Ya han pasado cuatro días y todavía hay revuelo en el BARRIO. Sí, hay malestar.
- Resulta que la Avenida de San Jaime amaneció el  domingo sembrada de flores. No pienses que durante la noche anterior hubo una procesión de cuyos pasos se hubieran desprendido ¡Qué va! ¡Ni mucho menos! Lo que ocurrió es que las flores que  siempre, sí, digo siempre, han estado a los pies del Cristo del TEMPLETE que se encuentra situado en el centro de la Avenida de San Jaime desde los años setenta del siglo pasado, aquel templete que erigiera Don Francisco Albalat Navajas tras desaparecer la Cruz (de lejos) que estaba ubicada, fuera del término municipal, en la carretera de Valencia, con permiso del Consistorio municipal del momento. Sí, se encuentra erigido en el centro de la Avenida, allí donde la calle de Santa Inés une la Parroquia de San Francisco con el mismo TEMPLETE.
- Parece ser que la noche del sábado se celebró un evento musical en LAS ARENAS DE CAUDETE y a la conclusión del mismo, a su salida, a altas horas de la noche, alguien, un quidan o algunos de los que habían asistido al concierto, sin duda alguna presos de una excitación producida por el, a mi modo de ver, dislocado ritmo de los temas sacados del pentagrama, se vieron "prohombres" y ejercieron su "poder", arrancando violentamente, las flores que ornaban los pies del crucificado, símbolo por excelencia para todo cristiano, también para otros , como el agnóstico, "el Viejo Profesor" que, también, fue alcalde de Madrid, Don Enrique Tierno Galván (no consintió que retiraran de su mesa del Ayuntamiento la imagen de Cristo crucificado), de aquel hombre-Dios que se ofreció para bien de sus hermanos los hombres.
- Presumiblemente el quidan o grupo de gentes, fueran llevados por las "ínfulas" que da la bebida en exceso. Y no lo aventuro para excusar a los actuantes porque el estar "macerados" por el alcohol no es escusa ni atenuante de la "barrabasada" que cometieron amparados por la noche. Es palabra de mi madre y, amigo, aquella palabra imprimía carácter: "Hijos, nos decía, no bebáis nunca en exceso, no os emborrachéis nunca, jamás, porque el borracho PIERDE LA VERGÜENZA, PERO NO EL CONOCIMIENTO. ¡A casa no volváis NUNCA borrachos!". No, no puedo justificar el hecho, no puedo justificar la falta de consideración y de respeto al SÍMBOLO y a aquellos que sí lo estimamos y respetamos.
- Ese hecho, sin ninguna transcendencia, indica, no obstante, que lo más grandioso que tiene un pueblo o una generación, la juventud, tiene, en este pueblo una sombrica. Y si la generación que lleva el volante en la actualidad los destinos del mundo, del pueblo, que nos sustenta y en el que hacemos la HISTORIA, desea que su obra no fracase por descuido o despiste o credulidad debe estar, como dice el mundo del joven, "AL LORO". La EDUCACIÓN es, al joven, lo que unos buenos cimientos, a todo edificio.
- Recibe mi saludo, mis
          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
2.8.2018. Jueves. P. Alfonso Herrera, O. C.   alfonsoherr@gmail.com

No hay comentarios: