jueves, 13 de septiembre de 2018

La Normalidad


ESTAMPA CAUDETANA.
LA NORMALIDAD.


                                                               Comparsa CRISTAL
Entendiendo por NORMALIDAD la ausencia del folclore y toda la parafernalia que lleva consigo.
Ya no se ven los vistosísimos trajes de los Mirenos, de la Antigua, de los Moros, de los Guerreros y de los Tarik .
Ya no andorrean por las calles todas esas bandas de música llenándolas de músicas festeras, todas esas bandas venidas de los pueblos del entorno porque no son para dar a basto las tres bandas que conviven perfectamente en el pueblo. Ya los conjuntos musicales que plantaban sus trastos en el paseo Luis Golf y nos metían en el CONVENTO DE SAN JOSÉ las melodías de tiempos pasados donde se encontraban muy a gusto parejas, con años más que de sobra, moviéndose con soltura entre el chorreón de notas que dejaban escapar de sus artilugios o llevados por la voz aumentada de volumen muchísimos decibelios cuando contaban con vocalista.
Sí, ya las fiestas patronales que han traído al personal de calle los cinco últimos días, han cerrado el libro de las ilusiones. Los duendes se ausentaron y nos dejaron con la ¿Triste realidad? Pues eso, así nos han dejado.
La VIRGEN DE GRACIA que ha recibido la felicitación de sus hijos y  presidido los actos festivos con los que se divertían sus hijos, ya volvió a casa. Ya no interfiere el acontecer de sus hijos en la construcción de un mundo más humano. Ya sólo queda, pero no sola, en su santuario a la espera de las visitas de sus hijos que con harta frecuencia se llegan hasta el santuario para charlar con ELLA y contarle sus cuitas.
Sí, ya retomó la actividad interrumpida el pueblo de Caudete.
Sí, ya han desaparecido las luminarias que llenaban de luz y color las noches caudetanas en fiestas con los símbolos de moros y cristianos.
Sí, ya retiró el Ayuntamiento vallas y señales que reorganizaron el tráfico estos días
Sí, ya cerraron sus puertas las GUARIDAS y las KÁBILAS donde se reunían para pasarlo bien gentes afines de las comparsas.
Ya no queda vestigio que proclame que las gentes de Caudete están en fiestas, salvo unas colgaduras que adornaron las calles o trechos de algunas de ellas.
Pero hay una COMPARSA QUE NO HA COLGADO LAS BOTAS. ES CRISTAL compuesta por un buen grupo de animosas mujeres. Casi no se habían extinguido los últimos ecos de unas fiestas que ya se fueron y ¡ya estaban ella escobas y fregonas en mano poniendo de limpio, otra vez la parroquia de Santa Catalina. Ellas fueron las que la dejaron «como los chorros del oro» la parroquia para recibir a la Virgen de Gracias para presidir las fiestas del pueblo en su honor y, ellas, las componentes de la COMPARSA CRISTAL, son también las primeras que vuelven a dejar la parroquia como si no hubieran pasado por ella miles de caudetanos.
Un aplauso grande, grande, para esta COMPARSA que goza del privilegio de estar de FIESTA porque para ellas, más que un trabajo altruista, es una FIESTA eso de  servir a sus hermanos manteniendo luminosa la parroquia de Santa Catalina.

¡¡¡GRACIAS COMPARSA CRISTAL!!!
Todavía ha fuerzas para llevarte mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
11.9.2018. Martes.

No hay comentarios: