miércoles, 12 de septiembre de 2018

La Bajada


ESTAMPA CAUDETANA.
LA BAJADA.



Anoche me acosté pronto. Parecía un muñeco desvencijado sin órgano rector.
Enseguida el sueño me introdujo en el saco. Los fuegos de artificio con los que
se ponía el broche de oro a unas fiestas primorosas, que no olvidaré por la paliza que me dieron, no llegaron hasta mi cuarto, estaban programadas para las 01,00 horas, o si llegaron, tuvieron conmigo la deferencia de no interrumpir mi sueño ram.
Tampoco habían cumplido con su cometido al comenzar el día cuando la comparsa de MIRENOS, rompía la quietud en que había quedado el pueblo.
Exigencias pastorales me echaron de la cama, poco después de pasar los músicos, pero ésta vez fue el despertador  que gobernaba la mesilla de noche.
Ya ves la foto. Es la calle San Francisco entre las ocho y las nueve, nadie. Y nadie quitaba la tranquilidad a las calles. Mientras bajaba por la calle Eras abajo en busca de San Francisco, solo una persona mayor tenía entreabierta la puerta y estaba hablando con alguien a quien decía que estaba esperando la ambulancia. Más adelante un coche paró a mi vera y me preguntó el conductor:
 -¿Está, acaso, muerto el pueblo?
-No. Le contesté. Pero está privado de sus sentidos porque anoche y antes de anoche y el día anterior y el primero, se recogieron tarde, si es que lo hicieron. EL PUEBLO ESTÁ DE FIESTA y hasta las10,00 horas no llega el siguiente acto, la SOLEMNE MISA que abrirá el día en el que bajaremos a la Patrona. La Virgen de Gracia a su santuario.
-Ya decía yo, me soltó el forastero y sentenció: o está muerto o está de fiesta.
-ESTÁ DE FIESTA, LE DIJE YO.
El buen hombre continuó su camino y yo el mío.
A las 10', cortesía aparte, comenzamos la Eucaristía presidida por D. Antonio Abellán secretario y canciller del Obispado. Incidió en la misma idea que los que le precedieron en días anteriores. Nos contó dos chascarrillos. Uno para ensalzar a la Virgen: se encontraba un hombre de estos pueblos mimando su viña cuando pasó a su vera un paisano que profesaba el protestantismo y, claro, vecinos y amigos, le saludó:
-«El Señor te guarde»
a lo que el labrador le contestó:
-«El Señor y su Madre Santísima te guarden a ti también».
-«Ya estáis los católicos con la Virgen a vueltas, no se os cae de la boca»
A lo que el otro le contestó:
-¿Te gusta el vino?
-Claro, ¿a quién no le gusta en este país el vino?
-Pues por eso cuido yo la cepa.
Así le daba a entender que a Jesús le faltaría algo sin su Madre.
El segundo chascarrillo hizo reír a la concurrencia. Dijo así:
Hubo una vez un estudiante que por pegarse un curso de «chúpame dómine» la tarjeta de notas era contundente, ¡todas suspendidas! Ante tal desaguisado mandó una nota a su madre diciéndoselo y pidiéndole que preparara a su padre. La madre le contestó. Tu padre está preparado, ¡Prepárate tú!
 Como diciéndonos... «no se pueden pedir peras al olmo»
Tras la misa, como aconteciera ayer, se formó cortejo hasta la puerta del M. I. Ayuntamiento donde se rodaron las banderas.
Se portaron bien las nubes..no dejaron caer ni una chispita de agua y la Procesión DE BAJADA DE LA VIRGEN se desarrolló como ya es costumbre.
Comenzó el saludo de los componentes de las distintas comparsas consistente en disparar el trabuco por parejas y, acto seguido, inclinarse ante la Virgen. Dos horas emplearon en atronar las bóvedas de la iglesia. Unos minutillos pasaban de las 19,30 cuando salía la imagen de la Virgen de Gracia a los sones del Himno Nacional. Las campanas, volteando, se lo estaba comunicando al pueblo que acudió en masa para bajar con ELLA y despedirla una vez  instalada en su trono del camarín del Santuario. Hizo un alto en la puerta de la Villa y se le cantó el villancico «DESPEDIDA» La emoción era patente en el ambiente. Diez minutos después era saludada por sus hija, las Monjas Carmelitas.
Ya en la explanada, se rodaron las banderas delante de ELLA y se entregaron las insignias a aquellos que de cada comparsa se encargarán, hubo aplausos y en muchos rostros se vieron caer arroyuelicos de lágrimas.
Dos horas tardamos en hacer la procesión de LA BAJADA.
Para media hora después estaba anunciada la traca fin de las Fiestas con el que se pondría el broche de oro a las fiestas de 2018.
Yo le puse el colofón un poco antes, pues el poco fuelle que me quedaba, me fue acercado hasta casa por el cuñado de Manolo Graciá, carmelita de este pueblo que, en su calidad de organista, ha amenizado las Eucaristías y otros actos religiosos.

Recibe mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
11.9.2018. Martes. P.Alfonso Herrera, O. C.


Últimos retoques antes de emprender la vuelta.
Parada frente al convento de las Madres de Clausura.
¡VIVA LA VIRGEN DE GRACIA! ,y ¡GUAPA! ¡GUAPA! ¡GUAPA! Vitoreaba una vocecica de monja, de la Priora, que es caudetana. de llevar el peso de la fiesta el año próximo. 

No hay comentarios: