miércoles, 20 de diciembre de 2017

ESTAMPA CAUDETANA. Don Paco



ESTAMPA CAUDETANA.
DON PACO.



Voy camino de los primeros cuatro meses de permanencia en este gran pueblo de CAUDETE o, mejor, de convivencia con las gentes de este gran pueblo de CAUDETE.

Fue entablar relación con los aborígenes del lugar y desvanecerse aquel apercibimiento, acuñado por el decir de la gente para, ¿quién sabe?, minimizar cuando no ridiculizar a un lugar o a sus gentes (lo puedo entender entre poblaciones vecinas por aquello de la rivalidad, me pongo colorado solo de pensar en lo que se dice en mi pueblo de lugares cercanos como Lagartera, Navalmoral de la Mata, Puente del Arzobispo y Talavera de la Reina y lo que, en esos pueblos se dice del mío, de Oropesa. Pero de lugares o gentes de los que no se tiene un conocimiento experimental...), que me hiciera algún  conocedor de mi traslado y es que siempre, siempre, sale a relucir el chiste provocador de la risa floja sobre el descrédito de un tercero.  Pues en mi caso tengo que decir que lo único que encontré que me lo hiciera pasar mal fue la escalera empinada, "mata frailes", del vetusto CONVENTO DE SAN JOSÉ, cuando tuve que subir por ella los bultos con libros y otras cosas a la habitación que se me indicara por el prior saliente, en medio de una atmósfera muy subidita en grados centígrados.

Pero a lo que vamos. Desde el primer día que llegué a este pueblo me llamó la atención la silueta en hierro plantada al inicio del segundo de los tramos de la Avda. de San Jaime. ¡Un adorno, un mueble urbano!, me dije. Y así quedaron las cosas, un poco en penumbra, difuminadas, como la misma imagen que capté cuando las farolas de la avenida de San Jaime andaban tratando de hundir a las últimas luces del sol en retirada, en la oscura noche.  Una semana sí y otra no, y los domingos, siempre, he pasado a su lado camino de la parroquia de San Francisco y nunca se me pasó por la cabeza que se tratara de la silueta de DON FRANCISCO ALBALAT NAVAJAS principalmente porque no se me ocurrió mirar la escultura por la parte de atrás ya que allí hay una leyenda  que nos da cuenta del personaje y de su obra.

 Y fue en el libro que había sido presentado en la parroquia, que él mandara construir para que fuera  mausoleo de su esposa HÉLÈNE, el pasado sábado, día 16, "EL LEGADO ARQUITECTÓNICO DE DON FRANCISCO ALBALAT NAVAJAS", donde encontré la fotografía del monumento en cuestión en cuyo pie se me daba noticia misma instantánea y en el pie de la foto de DON FRANCISCO (pg.3) aparece escrito:" Figura homenaje a D. Francisco Albalat en el barrio de San Francisco inaugurada el 27 de junio de 2015" (Leticia Requena y varios).
No podía ser de otra manera. El barrio de San Francisco debía tener a la vista y en lugar preeminente, un monumento en honor del que fuera su fundador y que reconociera y pusiera en valor a la figura del que le diera vida a sus expensas.
Dejo aquí  constancia de mi reconocimiento al artista que esculpió en hierro al prohombre del que, me gusta el detalle, nos da información en la silueta, del vicio de fumador del Sr. CONDE DE SAN CARLOS, con ese apéndice férreo en la mano que semeja un cigarrillo. ¡Fíjate!

Inmerso en la nube de humo que se escapa del cigarrillo de DON PACO  ALBALAT NAVAJAS flota, mientras sale a tu encuentro, mi saludo, mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
20.12.2017 Miércoles. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

No hay comentarios: