miércoles, 20 de diciembre de 2017

ESTAMPA CONVENTUAL. Santa Teresa de Jesús



ESTAMPA CONVENTUAL.
SANTA TERESA DE JESÚS.


Con ella termina la ilustración de la nave derecha de nuestra iglesia del Carmen.

Está ahí Teresa porque no la quemamos.
Y no la quemamos por dos razones contundentes:
La primera, porque entre los carmelitas no adoptamos la medida que adoptaron otros: “quemar en plaza pública encima de una pira a cualquier fraile iluminado que se permitiera promover o seccionar un instituto u orden religioso. (Los dominicos no sufrieron ni un intento de independencia o segregación. Los agustinos y franciscanos, sí. Aquellos sí que tenían la norma en vigor).
Y la segunda razón, es que Teresa no rompió nunca la unidad del Carmelo. Ella promovió una reforma consistente en volver a las fuentes, a los orígenes de la Orden y para ello pidió permiso al General de la Orden, el P. Rubeo, que le autorizó a ponerlo en práctica. Cuando le fue concedido ese permiso se puso a andorrear por ambas Castillas fundando algunos conventos, hasta 17 de monjas, creo recordar, en los que se viviera la Regla del Carmelo sin mitigaciones. Ella, como San Juan de La Cruz, murió dentro de la ortodoxia de la Orden.
La segregación de los Carmelitas Descalzos, hoy llamados Teresianos, se llevó a efecto por las artes de un "político", el P. Doria, que había sido el “Montoro” de Felipe II, bastantes años después de la muerte de Teresa
Teresa fue una mujer consecuente con sus principios y con su fe que le impulsaron a poner en práctica una obra encomiable. Ya apuntaba cuando niña, pues una vez, en compañía de su hermano pequeño, salió de Ávila con dirección a tierra de moros para dar la vida por Xto., para ser mártires. Se encontraros con un tío que los devolvió a su casa, nos relata la Santa.
Su entrega a Cristo fue tal que entre los dos se estableció una relación mística tan grande que llega a relatarla en sus escritos: “a la izquierda vi a un ángel en forma humana, de baja estatura, muy bello y hermoso, que me pareció un querubín. Tenía una flecha de oro en su mano con la punta de fuego y con ella me traspasó varias veces el corazón hasta las entrañas" Libro de la vida c. XXIX.3(la documentación que ha llegado hasta nosotros nos informa que la autopsia reveló las huellas dejadas en el corazón por la TRANVERBERACIÓN)

Remigio plasmó en su obra LA TRANSVERBERACIÓN emulando a Bernini que la esculpió en mármol (La transverberación es una palabra que viene del latín "transverberatio" que en castellano significa atravesar. Consiste en una gracia que Dios otorga a aquellas personas que han llegado a tener una relación mística profunda con Dios. Consiste en atravesar el corazón con el fuego del amor divino. La más famosa es la de Santa Teresa de Jesús, que escogió para su pintura, el bueno de REMIGIO SOLER. (235*390 cms.).
Junto con Teresa atravesada por el amor de Dios, sale en tu busca mi saludo, mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
4.11.2017 Sábado. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

No hay comentarios: