viernes, 22 de diciembre de 2017

ESTAMPA CAUDETANA. El Arbolito de la Plaza Nueva



ESTAMPA CAUDETANA.
EL ARBOLITO DE LUZ DE LA PLAZA NUEVA.

Había pasado por la placita uno de los días de atrás en que me tocaba bajar a la parroquia de San Francisco. El arbolito de metal, todo él sembrado de bombillitas, estaba a oscuras.

Ayer lucía todas sus galas, ahí lo ves, teniendo por tocado, una estrellita que le ha "birlado" a la bóveda celeste.

No, no me he equivocado. Es un arbolito.
Lo ha levantado el Ayuntamiento en una placita recoleta y pequeñita. En esa placita adquieren entidad los niños, pues toda ella está dedicada a la gente menudita.  Claro que, por ese capote friísimo que deja caer un triste sol al caerse por el horizonte, no aparecen corriendo y chillando los niños en torno  del arbolito encendido.  Y es que, con el relente que traen las farolas a la plaza cada anochecida, no hay madre lo suficientemente valiente como para exponer a sus hijos al sibilino fresquito que reinaba estas tardes-noches en toda la placita.

Yo he metido al arbolico en todo el objetivo de mi telefonillo desde muy cerca y, encima, apliqué el zoom y así da la sensación  de que sea tan grande, tan grande, como sus hermanos de la capital de España. Pero ¡quía!, ni mucho menos.
Al ser la plazuela tan pequeñita, diríase que de juguete, el arbolico, todo iluminado, da el pego, presume de buen mozo y resulta que esa estrella  se encuentra al alcance de la mano de cualquiera y no allí arribita, clavada en mitad del cielo.
Frotando las manos, sale bufando de la placita Nueva para ir en tu busca  mi saludo, de mis

               ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
22.12.2017 Viernes. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

No hay comentarios: