viernes, 15 de diciembre de 2017

ESTAMPA CAUDETANA. El Centro de Salud



ESTAMPA CAUDETANA.
EL CENTRO DE SALUD.


Está tan bien en todos los sentidos, que me da la impresión de que no lleva mucho tiempo funcionando.
Es de una planta y muy funcional. Asequible para toda clase de usuarios.
El mostrador de atención al público está atendido por personal muy agradable.

Esta mañana, por ayer, se nos presentó un día soleado con 8,8 gradicos subidos por encima del 0 en el termómetro. Menos mal. No tengo que llevarme el paraguas, que siempre es un incordio y más hoy que me toca pinchazo en el dedo para el examen del SINTRÓN.

Cuando salí de casa para llegarme hasta el centro de salud del pueblo corría, enseñoreándose de la calle, un airecillo que venía cargado con el frío recogido
por esos montes, con caperuza blanca, de vete a saber donde o a lo mejor de la planicie de ahí arriba por donde desfacía entuertos el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha en compañía de su inefable escudero, Sancho. Los casi nueve grados del claustro del CONVENTO DE SAN JOSÉ se habían quedado dentro porque en la calle, la sensación de frío cantaba algunos grados menos. No me estorbaba nada el tres cuartos, la bufanda y la gorra a lo "Chanquete" (Pepe Ferrandis -RIP-de Verano azul), que, hace mucho tiempo me regalara mi sobrina Macu. La bufanda me la regaló su hermana Maria Del Pilar y el tres cuartos una buena amistad. Vamos que iba de prestado total o mejor, de regalado total y eso que los Reyes Magos andan todavía proveyéndose de visados

Llegué con tiempo al centro de salud y un joven "vampiro" que, según me dijo, había estudiado A.T.S. en Getafe (Madrid), me sacó la sangre. La máquina escribió 2 y me indicó que pasara por la puerta que comunicaba con la consulta de la Dra. Bleda para que me diera la pauta. No me movió la que me impusiera el Dr. Sánchez, Manuel, que traía de Madrid pero en lugar de un mes me mandó volver a las dos semanas, justo para darme "la inocentada" ya que ese día no es otro que el que cae en el 28/12.

Con la pauta bajo el brazo volví a casa quemando grasas, es decir, andando ligerito hasta el santuario de la VIRGEN DE GRACIA donde me detuve un tanto para saludar a la MADRE DE TODOS LOS CAUDETANOS y a su HIJO JESÚS SACRAMENTADO. Después pian, pian, pian, que también decía mi madre cuando se tenía que ir andando a cualquier sitio, salvé los casi dos kilómetros que hay hasta mi CONVENTO DE SAN JOSÉ. Total CUATRO KILÓMETROS Y MEDIO más o menos, con las paradas ya indicadas.
Cuando llegaba a casa seguía sin molestar, ni pizca, el tres cuartos, la bufanda y la gorra de "Chanquete"

No aterido, pero sí con un poco de frío, corre hasta ti mi saludo, mis

                 ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
15.12.2017 Viernes.
 P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana

No hay comentarios: