martes, 27 de marzo de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. El Barrio se Echa a la Calle


ESTAMPA CAUDETANA.
EL BARRIO DE SAN FRANCISCO SE ECHA A LA CALLE.


- Las diez de la noche de ayer.
- Noche cerrada.
- Noche oscura donde las halla.
- Salpicada por rotos de luz puestos por el Exmo. Ayuntamiento aquí y allá, para favorecer al vecindario el acceso a sus viviendas. No se oye nada.
- El silencio lo llena todo, hasta el más nimio de los huecos.
- Los perros duermen.
- No desconfían.
- Conocen los pasos del andar de los vecinos.
- No extrañan.
- Los gallos, subidos en alto, ponen distancia con los raposos.
- No cantan.
- Todavía no presienten la avanzadilla de la luminiscencia que siempre prepara la llegada del guaperas del día que pone firmes a todas las cosas.
- Sí, es noche cerrada.
- Muy parecida a aquella otra en que se desencadenaron los acontecimientos y tuvo lugar un juicio inicuo, alegal (no se podía juzgar a nadie de noche. Había que hacerlo a plena luz del día) en el que fue condenado a morir UN HOMBRE INOCENTE.
Sí, era noche cerrada.
Las gentes de la parroquia de San Francisco y otras venidas de la de Santa Catalina, vivían aquel hecho portando a la VÍCTIMA INOCENTE clavado en una cruz....,
sin gota de sangre, inerme.
Avanza el cortejo por el enjambre de calles.
Hacen el camino.
Hacen los pasos.
Hacen las paradas.
Escuchas sus últimas
siete Palabras.
Hoy no está solo.
Hoy nadie se burla de ÉL.
Nadie le insulta.
Cirineos caudetanos cargan la cruz con Él clavado en ella.
Se turnan.
Cuándo, hombres.
Cuándo, jóvenes.
Cuándo, chicas.
Cuándo, niños.
Cuándo, mujeres.
Calla. No jadea.
Ya lo sufrió todo y, en ese todo, las gentes le llevan.
Los cofrades del CRISTO DE LA JUVENTUD  portan a su CRISTO Y, con Él a hombros, hacen su VÍA CRUCIS DE LUZ. ESUCHAN SUS SIETE PALABRAS.
LE llevan como testigo. Le dicen que viven hoy, de alguna manera, el camino por el que ÉL subió pendiente arriba hasta lo alto, hasta lo más alto, hasta  donde se encaramó, hasta EL CALVARIO y, allí,  juntando todas, todas las fuerzas que le quedaban, dio el salto hasta la derecha del Padre, del Todo Poderoso, implantando así LA PASCUA, EL PASO DE LA OSCURIDAD A LA LUZ, DE LA MUERTE A LA VIDA,  Y, ÉSTA, EN PLENITUD.
Sí, era noche cerrada, aunque algunas luminarias le hicieran rotos en su manto oscuro.
No importa.
El cortejo sigue y sigue. Peldaño a peldaño y, en cada parada, UNA PALABRA DEL CRUCIFICADO SE ESCUCHA. busca LUZ para encaramarse con Él en lo alto en donde ÉL espera la llegada de los que vienen por el camino que Él abriera.
Sí, es noche cerrada aunque algunas lumbreras le hagan rotos a su manto.

En esa fía van.
Esa esperanza añoran.
La fe les empuja y da seguridades donde, todo lo demás, son oscuridades.

Por ese camino va el barrio de San Francisco de este pueblo de CAUDETE, acompañado por gentes venidas de otros lugares.
Viven el TRIUNFO, que supuso para todos,
«LA DERROTA» DEL CRUCIFICADO.

Sí, era noche cerrada diluyéndose en la amanecida.
Sacudiéndose la oscuridad,
Reventando en luz que es TRIUNFO, QUE ES VIDA.
LA VIDA DEL RESUCITADO.
LA VIDA DEL DIOS VIVO.

El sacrificado.
el muerto.
el Cristo.
¡¡¡ESTÁ VIVO!!!

¡¡¡HA RESUCITADO!!!

- La fe del barrio de San Francisco
- así lo proclama,
- así lo celebra,
- así lo vive,
- a las diez de la noche de ayer.
- En noche cerrada,
- En noche oscura
- Con botones de luz en su capa.

Por la Vía de la Cruz de LUZ.
- A las diez de la noche...
-
- Desde el ir acompañando a un pueblo que celebra a su Cristo fuerte en la debilidad, sale para llegarse a ti mi saludo, mis
          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
27.3.2018 Martes Santo. P. Alfonso Herrera. O. Carmelitana





No hay comentarios: