lunes, 26 de marzo de 2018

ESTAMPA CONVENTUAL. Bendición de Ramos


ESTAMPA CONVENTUAL.
BENDICIÓN DE RAMOS.



El reloj de la torre del CONVENTO DE SAN JOSÉ había sumado una tras otra, diez campanadas y, al hacerlo, dio rienda suelta al repiqueteo del tercer toque de todas sus campanas. Cuando éstas dejaron todo el entorno en quietud total, hasta el tráfico parece que había concedido una tregua, el prior del convento desde el claustro alto fijaba en sendas instantáneas parte de los fieles que se habían dado cita en el marco incomparable del CLAUSTRO BAJO DEL CONVENTO para abrir la SEMANA SANTA, asistiendo a la bendición de los ramos de olivos (los habían traído ayer Paco Bajoca y, un poco más tarde, Pedro y Miguel Ángel) y posterior procesión hasta la iglesia conventual mientras se cantaba el canto latino «Pueri Hebreorum» que habla de cómo los niños hebreos, enarbolando ramos, también de olivos, acompañaban a Jesús, Mesías, entrando en Jerusalén por la puerta que llaman de Betfagé por la que, dice la Biblia desde el tiempo de los profetas, que habría de entrar triunfante EL MESÍAS, EL SEÑOR, EL LIBERADOR DE ISRAEL, EN LA CIUDAD DE JERUSALÉN.

El párroco, P. Luis Torres Pérez, con hisopo en mano, tras situar el momento litúrgico y pronunciar la oración establecida, bendecía los ramos que portaban los asistentes.

Así, en el CLAUSTRO BARROCO DEL CONVENTO DE SAN JOSÉ (1634-1638), se iniciaba, en este pueblo de CAUDETE, la SEMANA SANTA.

Después, a las once se volvía a llevar a cabo la bendición de ramos y procesión subsiguiente en las parroquias de Santa Catalina y de San Francisco. Es costumbre inveterada que el acto de bendición de los ramos para la feligresía de Santa Catalina se lleve a efecto en todo lo alto del pueblo, a la puerta de la ermita de Santa Ana, lugar de descanso y de acomodo para los peregrinos que tienen norte en Santiago de Compostela, y así lo hizo, otra vez, el párroco del lugar, para bajar en procesión enarbolando los ramos hasta Santa Catalina para celebrar la Eucaristía. Pasaban 3 minutos de las 11,00 horas cuando revestido de vestimenta color rojo, salía yo con palma en mano de la Parroquia de San Francisco acompañado por Nicolás portando la Cruz y Mateo, con el acetre en la mano, hacia el TEMPLETE DEL SANTÍSIMO CRISTO en el centro mismo de la Avenida de San Jaime, frente por frente de la puerta de la parroquia. Por allí se encontraba Chimo Medina con «su japonesa» en ristre cazando instantáneas para ilustrar la noticia que dará del hecho en su blog particular (blogdejoaquinmedina). Realizado el acto litúrgico con unas palabras del preste (yo) fuimos en procesión a la iglesia para continuar con la Eucaristía y lo hicimos cantando el salmo que cantaban los judíos cuando aparecía ante su vista la ciudad de Jerusalén «Que alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor...»  Otro tanto hicieron los capellanes de las MM. CARMELITAS de clausura y el de la Residencia de Ancianos, P. Ángel Vañó Payá y el Sr. cura Ramón Gisber Conejero, respectivamente.

Cuando me encontraba alzando al Señor, tras la consagración, en la misa de las 13,00 horas en nuestra iglesia del CONVENTO DE SAN JOSÉ, una fuerte algarabía y atronar  de tambores lo imbadió todo. Pasaba el grupo de LOS ROMANOS con su emperador laureado en un destartalado carro. Este grupo solía salir el Martes Santo pero (me llegó la información de que, como el martes no los ve mucha gente... han decidido salir este año a andorrear por las calles del pueblo en el mismísimo Domingo de Ramos).

 Estaba previsto haber concluido el Domingo de Ramos con la PROCESIÓN DE LA DOLOROSA a las 19,00 horas en la que saldrían   los pasos de LA VIRGEN DE LOS DOLORES, PROCESIONAN: SANTISIMO CRISTO DE LA AGONIA,  VIRGEN DE LOS DOLORES Y NUESTRA SEÑORA DOLOROSA. Pero, con buen criterio, se suprimió por la lluvia que, aunque no era muy fuerte, sí podía haber dañado a las imágenes. La contrariedad marcaba el rostro de los cofrades de las distintas Cofradías.

Como no procesionan, sale pitando en tu busca, mi saldo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
26.3.2018 Lunes Santo P- Alfonso Herrera. O. C.







No hay comentarios: