sábado, 7 de abril de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. Los Chicos Franceses



ESTAMPA CAUDETANA.
LOS CHICOS FRANCESES.

Terminaba yo de dar la comunión a los fieles asistentes a la misa en la tarde de ayer, cuando, a través de los cristales de la puerta de la iglesia contemplé cómo empezaron a aparecer delante del Templete del Santísimo Cristo, sito de la calle San Jaime frente por frente de la puerta de la iglesia, chicos y más chicos, todos jóvenes.
En grupo, formando piña, escuchaban a un señor, al que luego saludaría, era historiador. Les estaba poniendo al tanto, ilustrando, acerca de la obra que llevó a cabo en esta zona a principios del siglo pasado, el Conde de San Carlos, Don Francisco Albalat Navajas, que había contraído nupcias en París, en el último tercio del siglo XIX (1873), con la baronesa de Caix, Hélène de Saint Aymour. El historiador hacía especial hincapié en la influencia francesa en alguna de las obras que llevó a cabo en este barrio de nueva planta.

Poco después de concluida la Eucaristía empezaron a entrar todos aquellos jovecitos en la PARROQUIA DE SAN FRANCISCO. Les encendimos todas las luces del templo para que apreciaran de modo óptimo las obras pictóricas. Les hice de cicerone y les hablé de TORRES COTARELO como restaurador de la iglesia y pintor de todas las estampas de la vida de San Francisco, salvo una, la del baptisterio, que cobró vida de los pinceles de Marina, la hija del pintor. También les mostré las lápidas del Conde de San Carlos y de su primera esposa Hélène, francesa, la que fuera su connacional.
Terminado el recorrido por dentro de la iglesia, se dirigieron a realizar la última visita cultural del día, la plaza de toros.

871 kilómetros separan Caudete de la ciudad de donde proceden, la francesa Marseillan del departamento de Hérault en la región Occipitana donde hace la vida en la misma orilla del mar Mediterráneo. Han venido a este pueblo por dos razones:;
La primera, porque hace treinta años (1988) que ambas ciudades se hermanaron y la segunda porque forman parte de un intercambio de alumnos de aquella ciudad francesa con los nuestros del I.E.S Rafael Requena.
Constituyen un grupo de chicos muy conjuntado, educados, muy afables, colorista y variopinto que se está haciendo notar por su alegría y muy buenas formas, por las calles del pueblo. Algunos hablan español a las mil maravillas, otros, medianamente bien. Todos entienden bastante.
Cuando me retiraba hacía EL CONVENTO, tras celebrar la Eucaristía en la iglesia de Santa Catalina, estaban «asaltando» los puestos de chuches de la puerta del mercado. Y ¡todos! echando los envoltorios en la papelera cercana, sita en la calle Mercado.
¡Qué diferencia tan grande y notoria entre este grupo de chavales con esos forofos del fútbol que «las arman pardas», «como Amancio»
Gentes foráneas, como las que forman este grupo, siempre serán bien venidos por estos barrios, por estos pagos.

Hoy te llega hablando francés mi saludo, mis

¡¡¡¡¡¡MIS BUENOS DÍAS!!!!!!
8.4.2018 Sábado de la Octava. P. Alfonso Herrera. O. C.

No hay comentarios: