martes, 22 de mayo de 2018

La Corona de la Virgen de Gracia


ESTAMPA CAUDETANA.
LA CORONA DE LA VIRGEN DE GRACIA.


En primer término, las piedras semipreciosas.
Hace algún tiempo aparecieron las piedras semipreciosas que habían estado engastadas en la corona de la Virgen de Gracia y que, según el decir de quien las entregó habían sido retiradas, por su abuelo, de entre las cenizas de la hoguera en que fue consumida  la primigenia imagen de la Patrona de Caudete desde el siglo XV en que fuera sacada de las entrañas de la tierra donde había sido ocultada, siglos antes, junto a la imagen del obispo San Blas, donde permaneció oculta por miedo a los iconoclastas que invadieron la península aquel 711 en que infringieron una dura derrota al último rey Godo, Don Rodrigo.  Lo que no consiguió hacer el advenedizo africano, lo consiguió llevar a efecto una cuadrilla de exaltados aquel 22 de julio de 1936.

La imagen de la Virgen de Gracia fue arrojada desde el camarín donde la tenía colocada el pueblo fiel de Caudete para apilarla, junto a otros elementos del culto, y pegarles fuego.

Al caer desde el camarín parece ser que lo hizo de cabeza y al golpearse contra el pavimento se dobló la corona y un trozo de la misma se partió y  desapareció.

Ya hacía unos días que corría de boca en boca por el pueblo que habían encontrado la corona de la Virgen de Gracia en una estancia en la que nadie entraba. Pero con ocasión de haber procedido a una limpieza de tal pieza, apareció aquella corona que llevaba puesta la imagen aquel día de autos. Hechas las consultas pertinentes se informó de que no tiene otro valor que el afectivo. El metal era latón. Era la corona de diario. La buena, la de días de fiesta y de metal precioso, fue «requisada», por decirlo así, y, según he oído, parece que la codicia trajo consigo derramamiento de sangre (no te lo puedo afirmar con seguridad. Solo relato lo que se me dijo). Lo que sí te puedo decir con seguridad es que esa corona fue vista por un soldado del pueblo en una casa  en Valencia.

Pues bien, tras haber limpiado lo que queda de aquella corona que llevaba puesta la Virgen en tan nefasto día, se ha presentado al pueblo por parte de la Cofradía en la misa solemne que, oficiada por el Sr. Cura Párroco, tuvo lugar a las 19,00 horas de antes de ayer, domingo,  en el Santuario de la Virgen con ocasión de celebrarse, por primera vez, la fiesta mariana instituída por el Papa Francisco, MARÍA MADRE DE LA IGLESIA. Aunque ya, el papa Pablo VI°, la diera ante los padres conciliares del Vaticano II° este título o advocación.

 Como ilustración te mando la fotografía de LA VIRGEN, previa a aquella contienda entre españoles con la corona encontrada estos días y la misma corona tal cual la han encontrado tras haberla sometido a una concienzuda sesión de limpieza.

 Del todo libre se te acerca hoy mi saludo, mis
  ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
22.5.2018 Martes. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: