viernes, 25 de mayo de 2018

Las Flores Enjauladas


ESTAMPA CAUDETANA.
LAS FLORES ENJAULADAS DE LA CALLE JUAN ARELLANO GARCÍA DEL BARRIO DE SAN FRANCISCO.


Joaquín Medina, Caudetano, Arquitecto y periodista, tiene un Blogs. Con él persigue, nos lo dice en el frontispicio del mismo, «seguir informando veraz y críticamente a sus vecinos de Caudete». Pues bien, en él, nos daba noticia, estos días de atrás, de sus correrías por la campiña y predio caudetanos y del fruto obtenido en las mismas: una estupenda información de la naturaleza que, preparada y sembrada por Dios, el Labrador por excelencia que, con el saco de semillas al hombro, fue aventándolas a puñados por la campiña, ha reventado en flor.
- ¡Una maravilla! Creo firmemente que el bueno de Joaquín disfrutaría «como un enano» con la contemplación de la riqueza que la foresta del medio ponía  ante sus ojos y ¿quién no lo haría en parecidas circunstancias? Yo, desde luego, sí.
Pero nadie, de tejas abajo, es perfecto y, Joaquín embelesado con la contemplación de los campos en plena y total libertad, se privó del placer de disfrutar de la finura, sencillez, Belleza...  con que gritaban libertad  unas humildes flores doblemente «encarceladas», una, por estar sembradas en unas jardineritas, otra, tras los fuertes alambres que defienden la casa de los dueños de cualquier intruso con malas intenciones.
Joaquín, al salir al campo para «cosechar» fotografías de flores silvestres, no lo hizo por la calle de Juan Arellano García porque, de haberlo hecho, no le habrían pasado desapercibidas esas maravillas «enjauladas» y, claro, luego hubieran tenido un lugar, yo diría que preferente, entre tanta profusión de flores como subió a su blogs. Y más, si cabe, porque las pobrecitas, sin gozar de la libertad de sus congéneres salvajes ni de la alegre y gratificante compañía del luminoso y tunante mozo celeste  que a todas ellas emboba y enamora sacándoles, desde la hondura de su ser, como si de cualquier paleta de pintor se tratara, la combinación más linda de los colores. Ellas, las de la calle Juan Arellano García, pobres, no gozan de tal compañía. Quizá, solo, cuando en su estar en todo lo alto, en el zenit, el galán celeste, deja caer sus rayos sobre la calle, y éstos pasan a su vera, pero sin tocarlas, sin darlas, si quiera, un beso. Y, no obstante, ¡Míralas! ¿A que son y están preciosas?
Pues se las perdió Joaquín y, al perdérselas Joaquín, se las perdió el blogs y, en perdiéndoselas el blog... se las perdieron todos aquellos miles que a él se asoman.
Pero tú no te las pierdes. Yo te las acerco esta mañana. Disfruta viéndolas y, al disfrutar, sé consciente de que las liberas de la dura prisión en que se encuentran constreñidas, las pobres, y contigo van en libertad por donde tú vayas.

Y, al llevártelas, con ellas te llevas mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
25.5.2018. Viernes. Rita que hoy estás de fiesta. Felicidades en tus Bodas de Plata con el Esposo. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: