viernes, 25 de mayo de 2018

Santa María Magdalena de Pazzi


ESTAMPA CONVENTUAL
SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI.



(Imagen de SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI que se venera en la capilla de la Comunión)
(Fresco pintado por Remigio Soler en1955 en la primera capilla de la nave de la izquierda)

Ayer fue su fiesta. Es una figura conspicua del Carmelo.  Entre las figuras egregias de la Orden que el pintor, Remigio Soler, plasmó en los frescos de la iglesia del CONVENTO DE SAN JOSÉ, se encuentra ella. Y, de ella, te hablé en su momento, cuando te fui mostrando todos los santos que nos «relatan», iluminando con el acontecer de su vida, los distintos momentos del devenir de la Orden del Carmen en los que ellos vivieron y fueron piezas irreemplazables de la Historia del Carmelo.

SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI vivió en la Florencia de la segunda mitad del  S. XVI ,(n.2.4.1566) y primeros años del S.XVII (25.5.1607). Perteneció a una de las familias con mayor abolengo de Florencia, los Pazzi.
No tenía 16 años cuando sus padres quisieron casarla con «un buen partido». Pero se plegaron a los deseos de la muchacha que, por encima de todo, quería ser monja, ser esposa de Cristo.
Con 16 años recién cumplidos entró en el monasterio carmelita de Ntra. Sra. de los Ángeles de la capital florentina, donde permanecería hasta el día de su muerte.
Su fama de santidad no la pudieron contener los muros del convento y se expandió, extramuros, por toda la ciudad.
Su vida. Muy sencilla estuvo centrada en la oración, (se cuenta que, con mucha frecuencia, [empezó a tener estas experiencias místicas a la edad de 12 añitos delante de su madre], era arrebatada en éxtasis de los que bajaba solamente para la oración del Oficio Divino con sus hermanas en el coro y para la celebración de la Eucaristía o por imperativo de la Madre Priora), la Eucaristía (durante toda la cuaresma solamente ingería la Hostia consagrada y agua) y la caridad.
Fue destinada por la Madre Priora a atender a las jóvenes que se llegaban hasta la hospedería del convento y, a muchas de ellas, las acompañó a lo largo del noviciado hasta su profesión en la vida religiosa consagrada en la Orden del Carmen.

Es autora de bastantes libros, pero no escribió ninguno. Lo hicieron dos monjas designadas, con muy buen criterio, por la Madre Priora para que recogieran las palabras que pronunciaba durante sus éxtasis:
Libro de las revelaciones.
Libro de la renovación de la Iglesia.
Libro de los amaestramientos... entre otros.

Cuando Teresa de Jesús moría en Alba de Tormes, MARÍA MAGDALENA entraba en el convento carmelita de Santa María de los Ángeles, en la ciudad de Florencia. Por lo que podemos decir que fueron coetáneas por un breve espacio de tiempo.
Solamente vivió 41 añitos, pero, como dice mi compañero, el P. Ángel, «MU TRABAJAOS,».

El papa Clemente IX el día 28 de abril de 1669 proclamó la heroicidad de sus virtudes y la declaró SANTA.
En el retablo de la capilla de la Comunión de nuestra iglesia del CONVENTO DEL CARMEN, en cuyo centro se encuentra la imagen de San José, por encima del sagrario, en el lateral izquierdo del mismo, tiene su asiento (ayer estuvo vacío) la estatuilla de SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI que te acerco.
El bueno de Pedro, ya te he dicho alguna vez que fue seminarista carmelita, gran decorador y aficionado a la ornamentación, se toma muy a pecho preparar y disponer lo necesario para resaltar fiestas y conmemoraciones en la iglesia del CONVENTO DE SAN JOSÉ, DEL CARMEN. Ayer lo hizo con esmero. Bajó la imagen de la santa del pedestal de su hornacina y la colocó delante del altar, en lugar preferente, de honor, al lado derecho del mismo, para pública veneración, como puedes apreciar en la foto.

De ello te doy noticia al mismo tiempo que te mando mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
26.5.2018 Sábado. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: