viernes, 22 de junio de 2018

La Fuente del Parque de la Virgen de Gracia


ESTAMPA CAUDETANA.
LA FUENTE DEL PARQUE DE LA VIRGEN DE GRACIA.



Solo el agua se dejaba oír en el parque en la quieta mañana. El reloj caminaba despacito, como con miedo, de turbar la quietud reinante en el parque. Hoy no se lo pasaban en grande los niños de los primeros cursos de infantil. Hoy la guapa maestra no andaba como clueca sin perder ojo a sus pequeñines. No, hoy el parque estaba solito. Solo el agua ponía una nota discordante en tanto silencio. Solo ella en el subir impulsada por la bomba y, sobre todo, al caer desde su altura, desmoronada en gotitas, rompía, al despanzurrarse en la tersa superficie del agua en el estanque, ponía su nota sonora, con su especie de chapoteo, y humedecía el entorno poniéndole bolitas de plata en las hojas a los geranios  que, al darle de lleno el sol con sus rayos, se diría que son perlitas.
Sólo eran las 10,20 del reloj de los políticos que va dos horas por delante de aquel otro que impone el sol.
Se estaba bien en el parque, muy bien. Únicamente los mirlos, los estorninos, pardales y gorriones revoloteaban por entre la foresta y, de cuando en cuando, correteaban o iban a saltitos, buscando insectos o semillas con que llenar el buche y, una vez la comida dentro, canturreaban de puro contentos.
No se estaba mal ayer por la mañana en el parque. Una suave brisita se adelantaba a la espesa manta de calor que luego, no tardando, se iba a adueñar del lugar, del entorno.
Sí, se estaba muy bien en el parque. Los niños cerrando sus libros, recogiendo fichas coloreadas, introduciendo sus lápices de colores en el plumier de ahora, que en nada se parece al de mis tiempos, y, todo, bien colocadito, en la mochila con ruedas, para llevarlos a casa porque el colegio se cierra, o  porque ayer llegó el verano, que es tiempo de asueto, y comienzan  las vacaciones.
 Sí, se estaba bien en el parque. Nadie, solo yo, a esa hora de la mañana, se encontraba en el parque. Sólo el fluír del agua de la fuente se dejaba oír cuando la brisita llevaba en volandas la noticia por cada rincón del parque.  El ruidito del agua y el trinar de los pájaros rompían la quietud del PARQUE DE LA VIRGEN DE GRACIA. Pero con todo y con eso, ¡Se estaba muy bien en el parque!
La brisita reinante, que limpiaba  hoy el parque, te lleva mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
22.6.2018. Viernes. Hoy, en los dos patitos de junio, cumples años (un capicúa), mi buena amiga de nombre griego que, en castellano, se traduce por BIEN NACIDA. ¡Felicidades!
P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: