miércoles, 26 de septiembre de 2018

La Rueda de los Volantes


ESTAMPA CAUDETANA.
LA RUEDA DE LOS VOLANTES.
 Faltaban unos cuantos días para que dieran comienzo las FIESTAS PATRONALES con la subida en procesión de las imágenes de la Virgen de Gracia, de San Blas y de San Roque.
Era media tarde cuando volvía sobre mis pasos de hacerle una visita a la Madre en su Santuario. Cuando llegué a la Glorieta de la Cruz me los encontré. Eran dos niñitos que andaban practicando algo. El niño tenía en su mano un escudo redondico y lo que parecía una espada de madera que, por lo chiquitica, hacía juego con el escudo.
Estaban jugando o ensayando algo bajo la atenta mirada de una joven de muy buen ver.
Les saludé y ni ¡mu! dijeron. Seguí mi camino.
Dos días después volví a pasar por allí y allí estaban otra vez.
Volví a saludarles y esta vez el niño me dijo:
«Somos volantes y estamos ensayando la RUEDA».
Fue la primera vez que oía yo semejante palabra. Me fui con la intriga ¿qué será eso de la rueda?
No tardé en saberlo. Lo descubrí al reiniciarse la procesión tras el descanso en la Glorieta de la Cruz.
Tardé un poquito en vestirme los ornamentos sagrados y en hacer unas fotos a algunos de los cuadros de Pedro Torres Cotarelo y no llegué al comienzo de la RUEDA. Iba mediada la RUEDA pero sí que me sirvió para ilustrar mi bisoñez. Los dos VOLANTES de la Comparsa de LA ANTIGUA estaban haciendo el saludo a la Virgen de Gracia que consistía en dar una vuelta sobre sí mismos pero con un movimiento casi imperceptible y al finalizarla o, mejor, al encontrarse con la cara de ELLA, inclinaban la cabecica ante la imagen sagrada.
El chotis madrileño, al lado del baile de la RUEDA de los volantes es un baile vertiginoso.
¡¡¡Es una preciosidad!!!
El volante en las fiestas caudetanas viene a ser como el paje de los reyes y señores feudales. Siempre atentos a la mínima necesidad del "rey, del Señor".
Los pajes de las distintas comparsas prestan pleitesía a nuestra Madre, la virgen de Gracia. Son ellos, los que bailando la RUEDA delante de la puerta de la parroquia de Santa Catalina, dan comienzo a la PROCESIÓN inclinando la cabecica ante la Virgen, cuando suena el estampido del tiro que pega el Capitan.
Esta actuación, ya costumbre, tiene sus inicios, su origen, en unos tiempos muy pretéritos. Y se ha venido celebrando sin interrupción alguna, cosa que no ocurrió en otros pueblos que tuvieron que volver sus ojos a Caudete para tenerle como precedente.

Con sueño va de un lado a otro, a buscarte, mi saludo, mis

          ¡¡¡BUENOS DÍAS!!!

26.9.2018. Miércoles. P. Alfonso Herrera, O. C.

No hay comentarios: